Santa Cruz condecora a dos perras policía que se jubilan tras diez años de servicio

 

Santa Cruz condecora a dos perras policía que se jubilan tras diez años de servicio

Acto en la Plaza del Príncipe
CEDIDA
Acto en la Plaza del Príncipe Acto en la Plaza del Príncipe Acto en la Plaza del Príncipe
Publicado 29/06/2017 16:43:25CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Santa Cruz ha rendido homenaje a dos perras policías, Kaisa y Nira, que tras diez años en la Unidad de Intervención Policial (Unipol) abandonan el servicio activo y serán acogidas por los agentes que han sido sus guías hasta ahora.

En un acto que contó con la presencia de escolares del municipio, el alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, ha reconocido la importancia de estos animales en la labor de seguridad y lucha contra el delito en Santa Cruz, en particular contra el consumo y tráfico de drogas.

La concejal de Seguridad, Zaida González, valoró por su parte la trayectoria de una década de las dos perras que se jubilan, precisamente en este año que se celebra el vigésimo aniversario de la creación de la unidad canina de la Policía de Santa Cruz.

Zaida González informó de que en este tiempo un total de 23 agentes y 23 perros han prestado servicio en esta unidad, que cuenta hoy día con "unas instalaciones idóneas, con unos modernos caniles que cumplen todas las condiciones necesarias para el bienestar de los animales, renovando el espacio del que disponen en la sede de la Unipol e incorporando un sistema automático para su correcta alimentación y salud".

LAS PROTAGONISTAS

Kaisa es una perra pastor belga malinois, que cuenta con diez años de edad y que se incorporó a la Policía local tras ser entregada por un particular con tres meses de edad. Este animal, junto a una de sus hermanas, se formó durante seis meses en la Escuela Cinológica de la Defensa en Madrid. Kaisa ha mantenido un alto nivel de trabajo durante sus años de servicio en la Unipol, de hecho, entre los años 2008 y 2016 sus registros apuntan a una media de 250 marcajes positivos anuales en detección de drogas.

Una de las curiosidades de esta perra es que ha sido pionera en Canarias realizando lo que se denomina como marcaje pasivo al detectar drogas.

La otra perra condecorada hoy, Nira, es una labradora retriever, nacida en 2006, que también fue donada por un particular. Si bien se inició en las labores de rescate de personas, con el paso de los años se incorporó a labores de detección de drogas por sus especiales condiciones, siendo formada en esta unidad de la Policía Local.

Nira practica el marcaje activo de sustancias estupefacientes y, además, ha sido protagonista principal en las exhibiciones caninas de la Policía local, siendo uno de los animales preferidos por los escolares que habitualmente asisten a este tipo de actos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies