Un concejal de Madrid dice que el senegalés que murió de infarto es "víctima del capitalismo"

387318.1.644.368.20180316153218
Vídeo de la noticia
Actualizado 16/03/2018 16:49:36 CET

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Policía Municipal asegura que atendió al senegalés por un infarto sin que hubiera persecución previa

Fotos y vídeos de los disturbios en Lavapiés (Madrid)

El concejal-presidente de Centro del Ayuntamiento de Madrid, Jorge García Castaño, ha argumentado, igual que hiciera la edil Rommy Arce, que Mmame Mbage, fallecido ayer en Lavapiés, es una "víctima del capitalismo" y de "un Estado que no reconoce a las personas sin papeles".

"En Lavapiés convivimos con vecinos que llevan décadas en el distrito y que viven en la ilegalidad por un Estado que no reconoce a las personas sin papeles y que les obliga a la exclusión, a vivir en la economía sumergida", ha sostenido en la rueda de prensa en la que ha estado acompañado por la alcaldesa en funciones, Marta Higueras, y el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.

En esas condiciones es difícil el acceso de esas personas a la política de servicios sociales, educación o vivienda y deriva en que se generan "problemas en un barrio donde hay una parte importante de vecinos que no han nacido aquí" y que se ven avocados a los ámbitos más precarios e informales.

La también delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, ha detallado que el Ayuntamiento sigue trabajando "para hacer realidad la Tarjeta de Vecindad que dé acceso a derechos como vivienda social o cursos remunerados de la Agencia para el Empleo".

Javier Barbero, por su parte, se ha preguntado qué supone "el miedo constante a la persecución, a que se te deporte". "¿Cómo se viven esas situaciones que afectan a la salud de las personas?", ha lanzado. Mmame Mbage llevaba entre doce y quince años sin papeles, ha detallado, "sin posibilidad de encontrar un trabajo reglado y digno".

Todo eso son "fuentes de exclusión que genera un estrés crónico que daña a la salud". La muerte de ayer tiene que obligar a pensar a las administraciones cómo deben actuar. "El mejor homenaje que se le puede hacer es que los derechos humanos guíen nuestra actuación para dar respuestas a los vecinos", ha terminado.