La Policía confirma que Ortiz intentó raptar a otras dos niñas y que una habló de una verruga en la cara

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

La Policía confirma que Ortiz intentó raptar a otras dos niñas y que una habló de una verruga en la cara

Antonio Ortiz, pederasta de Ciudad Lineal
EUROPA PRESS
Actualizado 27/10/2016 14:46:59 CET

Un llavero verde descrito por la última víctima, clave para llegar al coche que habría utilizado Ortiz

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los agentes de la Policía Nacional que participaron en la investigación que permitió detener al presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, han confirmado a la Sala que juzga al acusado que al menos intentó raptar a dos menores más entre abril y agosto de 2014.

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid ha retomado esta mañana las sesiones del juicio contra Ortiz, quien se enfrenta a penas de entre 26 y 126 años de prisión por varios delitos. Se le acusa de cuatro delitos de agresión sexual, cuatro detenciones ilegales y un delito de lesiones.

Durante la sesión, han desfilado un total de ocho agentes de la Policía Nacional, en su mayoría de la Brigada de Policía Judicial. Los agentes intervinieron en la entrada y registro del piso de Santa Virgilia, donde Ortiz habría cometido dos de las agresiones, y de la casa de la calle Montearagón, donde residía con su madre.

Su intervención se produjo diez horas después de que los agentes de Policía Científica estuvieran recogiendo pruebas de ADN y restos biológicos en el considerado 'piso franco' de Ortiz. Entretanto, los integrantes de Policía Judicial y la secretaria judicial estuvieron esperando en la puerta del domicilio, un extremo de cuya legalidad cuestiona el abogado defensor.

También han comparecido agentes que tomaron declaración a otras menores que podrían haber sido víctimas de Ortiz, refiriéndose a ellas como testigos A y B. Uno de ellos ha relatado que el mismo día que Ortiz presuntamente agrede a la testigo protegido número 3, hecho que tuvo lugar el 10 de abril de 2014, lo intentó sin éxito con otra niña en la calle Torrelaguna.

Según su relato, la menor contó a la Policía que se le acercó un varón de unos 30 años y le comentó que su madre le había dado ropa para ella, preguntando a la niña si sus padres estaban en casa. Ella inmediatamente abrió el portal y entró.

Esta menor, a la que se refiere como testigo A y que es de origen japonés, indicó a la Policía que este hombre tenía una verruga en la cara, lo que coincide con la realidad.

A continuación, ha narrado que lo intentó con otra niña en Moratalaz. Pero tampoco tuvo éxito. Este hecho tuvo lugar en agosto, poco después de la agresión que se le imputa del 22 de agosto relativa a la testigo número 5.

Esta menor contó que se le acercó un varón y le comentó que le tenía que dar una ropa. Llegó a manifestar que la intentó meter en un coche gris, similar al Xsara Picasso que ya se estaba investigando. Tras ello, ha manifestado que Ortiz estaría "implicado en estos dos hechos".

UN LLAVERO VERDE, CLAVE

La investigación sobre este coche fue clave para dar con el acusado. Uno de los agentes ha explicado que la menor agredida en agosto dio datos clave para acorralar al presunto pederasta de Ciudad Lineal. Dio pistas para avanzar en la línea de investigación de los coches.

A este hecho se suma el hecho de que durante este hecho Ortiz se bajó a comprar un bote de crema, momento en que una cámara capta que ese coche era un Citroën Xsara Picasso sin verse la matrícula. Se empiezan a rastrear estos vehículos y se amplía a empresas de alquilar.

Esta niña, de origen dominicano, comentó que pudo ver un llavero verde, algo que les hacía intuir que el coche podría pertenecer a una empresa o podría ser alquilado. La Policía entonces ya investigaba el uso de dos posibles coches: Un Toyota Célica y un Citroën Xsara Picasso.

Confirmaron que detrás del Xsara había una mercantil, propiedad de un amigo de Ortiz. "Eso nos dio el nexo de unión", ha comentado el agente. El vehículo estaba en poder de un concesionario en Fuenlabrada y los investigadores hablaron con el dueño.

El encargado del concesionario les comentó que se dejaba el coche a Ortiz por indicación del dueño de la mercantil. En una de las entregas, que coincide en el tiempo con la agresión de agosto, el dueño le comentó que lo lavara ya que estaba sucio. "Tenía restos de lluvia y manchas en los asientos", ha comentado.

También era propiedad de la mercantil el Toyota Célica que se habría usado en otros hechos. Así lo ha relatado uno de los agentes que efectuó la entrada y registro del piso de Montearagón, donde se halló documentación sobre el vehículo.

El agente ha explicado que se encontró mucha documentación sin concretar que se tratara del coche. Sin embargo, uno de los abogados ha preguntado si se localizó la póliza de seguro del Toyota, algo de lo que no se acuerda el agente pero que sí consta en la causa.
Al parecer, el coche estaba en nombre de la pareja sentimental pero ésta le manifestó que no quería. Entonces, se queda en manos de la mercantil propiedad de su amigo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies