Tres de cada diez conductores confiesa haber circulado con la ITV caducada

Cómo preparar tu coche para las vacaciones
EUROPAPRESS
Actualizado 27/07/2016 14:54:09 CET

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 27,4% de los españoles confiesa haber circulado con su vehículo sin haber pasado la ITV y, de ellos, el 20,9% reconoce haberlo hecho durante semanas y el 7,4% durante meses, de acuerdo con un estudio del comparador de seguros de coche 'Acierto.com'.

"La ITV es un mecanismo esencial para garantizar la seguridad de los vehículos y, con ella, evitar siniestros y, en última instancia, salvar vidas", ha explicado el cofundador de 'Acierto.com' Carlos Brüggemann.

En su opinión, dado que la propia Unión Europea estima que el 6% de los accidentes de tráfico se debe a fallos técnicos de los vehículos que en muchos casos podrían evitarse con un correcto mantenimiento, "la ITV es el mecanismo para garantizar que, efectivamente, circular con los vehículos es seguro".

Según el comparador, en el caso de circular con un vehículo sin la ITV en vigor, el conductor se arriesga a multas que van de los 200 euros (ITV caducada o desfavorable en la última inspección) hasta los 500 euros (ITV negativa).

Si la ITV es desfavorable o negativa, el propietario del vehículo cuenta con un plazo máximo de dos meses para subsanar los defectos encontrados y pasar una nueva inspección; de lo contrario, el vehículo podría ser dado de baja por la Jefatura de Tráfico.

Además, circular con la ITV caducada puede tener consecuencias
más graves, ya que el conductor de un vehículo sin la ITV en vigor e implicado en un accidente de tráfico se arriesga a tener que correr con todos los gastos derivados del siniestro, especialmente si se demuestra que éste se debe a un fallo mecánico que podría haberse detectado durante la ITV.

"En términos generales, tanto en las pólizas a terceros como a todo riesgo, la aseguradora cubre en primera instancia los daños a terceros aunque el vehículo del conductor responsable del siniestro circule con la ITV caducada. Sin embargo, posteriormente, la compañía de seguros puede reclamar los costes al tomador de la póliza", ha explicado Brüggemann.

"En el caso de los seguros a todo riesgo, la aseguradora puede denegar el pago de los daños propios ante la evidencia de que el vehículo circulaba de forma ilegal por no contar con la ITV en vigor", ha aclarado.

El comparador concluye que el ahorro que supone evitar la ITV y los posibles gastos en reparaciones para superar esta inspección en ningún caso justifican el riesgo económico y personal que conlleva circular en un vehículo con la ITV caducada.