Dastis viaja a Perú y México en su primera gira latinoamericana, con el desafío Trump como telón de fondo

Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores
CONGRESO
Actualizado 12/03/2017 13:05:41 CET

Recabará impresiones sobre la nueva Administración americana e imprimirá ritmo a la relación bilateral tras un año de parálisis en España

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, ha puesto rumbo este domingo a Perú, primera parada de su gira de estreno en América Latina, que le llevará también a México unos días antes de viajar a EEUU para entrevistarse con el secretario de Estado, Rex Tillerson.

El jefe de la diplomacia española llegará pues a Washington con información de primera mano recabada en dos de los países latinoamericanos que más contacto han tenido con la nueva Administración de Donald Trump, en la que España tiene de momento escasos interlocutores.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, ha sido el primer mandatario latinoamericano en ser recibido por Trump, mientras que México mantiene un canal permanente de comunicación con EEUU tras los alarmantes anuncios realizados por Trump sobre la política que seguirá con el país vecino, al que ha amenazado con subir los aranceles a sus exportaciones y hacerle pagar la ampliación del muro en la frontera.

Tras la dimisión de Michael Flynn como asesor de Seguridad Nacional de Trump, los altos cargos de su Administración con los que ha establecido contacto el Gobierno español se limitan prácticamente al secretario de Estado, con el que Dastis se reunió en Bonn en febrero, y al vicepresidente Mike Pence.

Tillerson aún no ha formado su propio equipo, lo que está impidiendo establecer los contactos bilaterales entre los cargos de segundo nivel e inferiores (secretarios de Estado y directores generales). A ello se une el hecho de que Trump tampoco ha nombrado a su embajador en España, que sí ha pedido en cambio el plácet para el exministro de Defensa Pedro Morenés como representante en Washington.

Pero más allá de intercambiar impresiones acerca de la Administración Trump, el viaje de Dastis busca dinamizar la relación bilateral tras el impasse que supuso el año de Gobierno en funciones, que redujo enormemente la actividad internacional de España.

Con las autoridades peruanas, Dastis explorará posibles intercambios de visitas como podría ser un desplazamiento del presidente Pedro Pablo Kuczynski a España y pedirá que se agilicen en la medida de lo posible las peticiones de los presos españoles en Perú que soliciten ser trasladados para cumplir el resto de su condena en España, han avanzado fuentes diplomáticas.

Perú es, junto con Marruecos, el país que más número de quejas genera al Defensor del Pueblo, fundamentalmente por el trato que reciben en prisión y la lentitud en los trámites para lograr el traslado a España. En la actualidad, permanecen entre rejas en el país andino 243 ciudadanos españoles, la mayoría por ejercer de 'mulas' transportando droga dentro de su cuerpo.

En el plano económico, Dastis intentará convencer a los peruanos de la conveniencia de que ratifiquen en su Parlamento el acuerdo bilateral para evitar la doble imposición, que beneficiaría a las empresas españolas en Perú, pero también a las cada vez más numerosas compañías peruanas que invierten en España.

El martes 14 de marzo Dastis viajará a Cuzco, donde visitará proyectos de la Cooperación Española para llevar agua potable y sistemas de saneamiento a poblaciones apartadas, y comprobará los resultados de otros programas desarrollados para recuperar el valioso patrimonio cultural de Perú en el centro histórico de la ciudad.

OPORTUNIDADES PARA LA EMPRESA ESPAÑOLA

El jefe de la diplomacia española defenderá también el buen hacer de las empresas españolas de cara a las inversiones millonarias que el Gobierno de Kuczynski prevé desembolsar en obras públicas, buena parte de ellas en los sectores de agua y saneamiento, y energía.

El ministro volará de Lima a Ciudad de México, donde tendrá agenda el jueves y viernes. Prevé entrevistarse con los titulares mexicanos de Exteriores, Economía y Cultura.

Uno de los objetivos principales del ministro Dastis a México es la preparación de la próxima reunión en abril de la Comisión Binacional entre los dos países, el instrumento que permite hacer un repaso periódico a la relación bilateral, similar --aunque de menor nivel-- a las cumbres que celebra España con sus socios europeos más estrechos y con los países del Magreb.

España se ha comprometido a impulsar la actualización del acuerdo global y de libre comercio que tiene México con la UE y tiene el máximo interés en minimizar el impacto que las nuevas políticas de Trump puedan tener sobre el país latinoamericano, donde operan 5.800 empresas españolas.

México es además para España el primer mercado en América Latina para sus exportaciones, por lo que un empobrecimiento del país como consecuencia del proteccionismo de Trump tendría consecuencias también para España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies