Crespo confirma que cobraban en negro del PP de Valencia y que otra parte se la pagaban los empresarios

Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes', Pablo Crespo y Francisco Correa
POOL
Actualizado 19/01/2018 15:24:40 CET

Dice que él mismo transportaba el dinero desde Valencia a Madrid para guardarlo en la "caja b" de Correa

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Crespo acusa a Ricardo Costa y dice que aceptaron cobrar en 'b' del PP valenciano para no ir a la quiebra

Crespo revela que un empresario pagó una valla de Alberto Fabra como candidato a la alcaldía de Castellón

Quién es quién en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP valenciano

El 'número' dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, ha reconocido este viernes que el PP de la Comunidad Valenciana, liderado entonces por Francisco Camps, pagó con dinero en negro los eventos y actos electorales de las campañas municipales y autonómicas de 2007 y de las generales de 2008 que contrataron con la empresa Orange Market.

Durante su declaración en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP valenciano, Crespo --que se enfrenta a 22 años de prisión-- ha corroborado lo que ya confesó el líder de la trama corrupta, Francisco Correa. A preguntas de la fiscal Myriam Segura ha explicado que parte de los eventos que realizó Orange Market para los 'populares' valencianos fueron pagados en "efectivo" y que fue un dinero que "no se declaró", pues fue integrada en su totalidad a la "caja 'b' del señor Correa".

"La otra parte de trabajos para el PP fueron pagados por los empresarios que prestaron aquí declaración", ha añadido. Estos empresarios han alcanzado un pacto con la Fiscalía Anticorrupción tras reconocer que sufragaron de forma ilegal los actos de la formación política.

Según el escrito de acusación de Anticorrupción, el PP pagó a Orange Market un total de 3,4 millones de euros en actos electorales y otro eventos entre 2007 y 2008. En relación con las campañas, precisa que la formación política abonó 2,03 millones de euros, de los cuáles 1,2 millones se hicieron cargo los empresarios.

Eso sí, ha negado rotundamente que se pagasen comisiones a los políticos valencianos: "En ningún caso, el PP era nuestro cliente, nosotros éramos el proveedor y no hubo jamás ninguna cuestión de este tipo". Ha aclarado que fue él mismo, "como persona de confianza" de Correa , el que "transportó" el dinero en negro desde Valencia hasta Madrid para guardarlo en la caja 'b' de la Gürtel.

Crespo, que ha estado declarando cerca de cuatro horas, ha contestado a las preguntas de todas las partes con la promesa de la "absoluta expresión de la verdad", tal y como ha dicho su abogado, Miguel Durán. En un principio sólo iba a contestar a su letrado, pero a última hora han cambiado de decisión pese a no alcanzar ningún pacto con la Fiscalía, porque las negociaciones "no han dado sus frutos".

'EL BIGOTES' SE ENCARGABA DE LOS CONTACTOS POLÍTICOS

El 'número dos' de la Gürtel ha apuntado que, aunque él que gestionaba y supervisaba el funcionamiento de todas las empresas de Correa, no estaba en la actividad diaria de Orange Market. De ello, se encargaba Álvaro Pérez 'El Bigotes', que era el que llevaba "los contactos con el PP".

"Sé que tenía mucha relación con personas del PP porque me lo contaba", ha dicho. "Su trabajo era la captación del negocio y el PP era el mejor cliente que tenía", ha añadido.

"Me ha hablado de la relación con el señor (Francisco) Camps, el señor (Ricardo) Costa, con el señor (Vicente) Rambla, con el señor (David) Serra, Adela Pedrosa, presidentes provinciales, con todos los miembros de la Ejecutiva del partido, además consejeros", ha concretado.

"Pérez me decía que estaba haciendo gestiones con todos ellos, pero no sé si gestiones directas o indirectas con el presidente de la comunidad Francisco Camps", ha agregado. Precisamente, todas las personas que ha nombrado, salvo el expresidente valenciano --quien está citado como testigo-- y Pedrosa --exalcaldesa de Elda (Alicante) y actual senadora del PP-- se encuentran en el banquillo de los acusados de este juicio.

A preguntas del abogado del exvicesecretario de Organización y exdiputado regional David Serra ha dicho que no sabe con exactitud si Orange Market trabajó para el Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Valencianas, pero que es posible que se encuentre entre la "multiplicidad de clientes del PP" que tenían.

Aunque, en un momento de la declaración, ha afirmado que se ha podido dar la circunstancia de una "facturación cruzada pero por trabajos efectivamente realizados"; ha destacado que no sabe "por qué razón" el PP no se encuentra en este juicio como partícipe a título lucrativo, como sí estuvo durante el juicio por la primera época de actividades (1999-2005) de la trama Gürtel.

Preguntado por los presupuestos que presentaron a la formación política de los eventos y actos electorales que ahora se cuestionan, Crespo ha aseverado que desconoce si se hizo algún "presupuesto formal". "A nosotros no se nos comunicó el límite de gasto electoral, nos encargaban eventos", ha aseverado.

EL PP DEBÍA CERCA DE UN MILLÓN DE EUROS

En relación a esta pregunta, la fiscal le ha mostrado un documentos Excel, que obran en el sumario de la causa, en el que aparecen las iniciales "R.C." y "V.R.". Sobre éstas, la mano derecha de Correa simplemente ha dicho que coinciden con las de Costa y Rambla y ha puntualizado que puede corroborarlo porque él no es el autor de esos apuntes.

"Lo que es obvio que ese documento se corresponden con las deudas del PP", ha subrayado. En esta línea, el exdirigente político ha revelado que Correa aceptó la propuesta que le hizo Costa de facturar los servicios prestados a otras empresas para evitar que Orange Market quebrase porque la deuda era "cercana al millón de euros". "La alternativa era el concurso de acreedores y el cierre de la empresa", ha apostillado.

En varias ocasiones ha reiterado que en esa reunión que mantuvo con Costa para concretar cómo poder cobrar los actos no se aludió a "qué empresarios"; ni qué cantidad, ni "cómo hacerlo" y que no conoce cuándo se detalló.

El inicio del interrogatorio se ha centrado en su responsabilidad en las empresas de Correa. Sobre la constitución del entramado societario, se ha manifestado en la misma línea que el líder de la Gürtel: las empresas eran independientes entre ellas pero con una "importante sinergia".

Al hilo, ha dicho que no puede asegurar "con certeza" que el objetivo de tener varias sociedades fuesen ser "opacas" a efectos fiscales.

De hecho, ha indicado que él nunca se ocupó de los asuntos "contables" y "tributarios", pues había gente contratada para ello y que después se llevaba al despacho de Ramón Blanco Balín, asesor de Francisco Correa y considerado el 'cerebro' financiero de la trama Gürtel, para el que Fiscalía pide 15 años de prisión por seis delitos fiscales.