El PSOE critica a Ana Pastor y Mariano Rajoy por recibir a víctimas el día del debate de la prisión permanente

Margarita Robles, Adriana Lastra y Rafael Simancas, del PSOE
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 20/03/2018 20:29:55CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha criticado este martes que los presidentes del Congreso y del Gobierno, Ana Pastor y Mariano Rajoy, recibieran en la Cámara Baja a los padres de menores asesinados o desaparecidos el mismo día en que se debatía en el Parlamento sobre la prisión permanente revisable, que los socialistas defienden derogar por considerarla inconstitucional.

En la reunión interna que el Grupo Parlamentario Socialista ha celebrado en el Congreso para preparar el Pleno de esta semana, la portavoz, Margarita Robles, ha avanzado a los diputados que iba a trasladar esta queja a Pastor en la reunión de la Junta de Portavoces, aunque el PSOE descarta plasmar este malestar en ningún tipo de escrito formal.

En el encuentro varios diputados socialistas han tomado la palabra para quejarse el uso partidista que, a su juicio, han hecho PP y Ciudadanos de este tema, al tiempo que han respaldado la intervención que hizo en ese debate el portavoz de Justicia, Juan Carlos Campo, objeto de las críticas de PP, Ciudadanos, familiares de las víctimas e incluso de la asociación Clara Campoamor, próxima al PSOE.

Y han coincidido con Robles a la hora de criticar a Ana Pastor por haber cedido incluso una sala a las víctimas para que dieran una rueda de prensa que derivó en un ataque a la posición del PSOE.

RESPALDO AL PONENTE DEL DEBATE

A diferencia de otros asuntos, el Grupo Socialista se mantiene unido, sin fisuras, en relación con su posición favorable a derogar la máxima pena. El partido presentó en 2015 un recurso ante el Tribunal Constitucional al entender que la prisión permanente revisable no persigue el fin de reinserción que, según la Constitución, buscan las penas de prisión.

Fue el PNV el partido que llevó al Congreso una proposición de ley para derogar la prisión permanente, iniciativa que la Cámara Baja acuerda tramitar en octubre de 2017 con el apoyo del PSOE, entre otros, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del PP.

Los socialistas preferían esperar a que el TC se pronunciara antes de llevar este debate al Congreso y, en todo caso, veían inapropiado debatir sobre una medida tan sensible al calor de crímenes como el de Diana Quer o el del reciente asesinato del niño Gabriel Cruz.

Pero una vez que Ciudadanos, seguido por el PP, decide abrir el debate con la votación de las propuestas alternativas a la derogación presentadas por estos dos partidos, el PSOE ya ha avisado de que no va a pedir ninguna prórroga para la presentación de enmiendas parciales a la iniciativa del PNV, fórmula que retrasaría el curso de la tramitación de la medida.