Si piensas dejar a tu hijo tu móvil o tableta para jugar, te explicamos cómo configurarlo para evitar desastres

 

Si piensas dejar a tu hijo tu móvil o tableta para jugar, te explicamos cómo configurarlo para evitar desastres

Niños con un móvil
PIXABAY/CC
Actualizado 14/07/2017 11:13:24 CET

   MADRID, 14 Jul. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Tener hijos en casa suele implicar que quieran hacer un uso de la tecnología que se encuentra en el hogar. Ordenadores, teléfonos móviles, tabletas. Muchos de estos equipos están a su alrededor de manera constante, por lo que es normal que echen mano de ello. Para evitar disgustos, es necesario adaptar el dispositivo a su uso.

Antes de nada es importante recordar que no es bueno que el tiempo de exposición a la tecnología (sea cual sea la pantalla) sea elevado; es más, los niños menores de dos años no deberían estar delante de pantallas en ningún momento del día, tal y como indican múltiples estudios al respecto, tanto por temas de obesidad como por su propio desarrollo cognitivo y para evitar aspectos como problemas de atención, ansiedad o de conciliación del sueño.

Una vez se tiene esto claro, el siguiente paso es configurar el aparato electrónico para que esté adaptado al niño y para que éste no pueda realizar determinadas acciones, como descargar contenido de la tienda de aplicaciones, consumir elevados datos móviles o realizar compras con la tarjeta de crédito asociada al dispositivo.

USA UN BLOQUEO SEGURO DE PANTALLA

El bloqueo de pantalla es muy importante: será lo primero que vea el niño antes de acceder al terminal. Utilizando un bloqueo te aseguras que solo tenga acceso cuando tu quieras que lo tenga, de manera que puedas estar delante mientras usa el aparato. Además, bloquear la pantalla siempre viene bien en términos de seguridad, no solo en lo que al infante se refiere.

Bien es cierto que conforme el niño se hace mayor y va siendo más avispado, se termina por aprender el bloqueo de patrón o PIN, por lo que debes cambiarlo con regularidad o asegurarte de que no te vea introducirlo. Si tienes la posibilidad, utiliza el bloqueo por huella dactilar para reforzar el control parental.

IMPIDE LAS COMPRAS EN LAS TIENDAS DE APPS

La función de bloquear las compras lo que hace es habilitar el uso de una contraseña cada vez que se intente realizar una compra de una aplicación o cada vez que se vaya a hacer un pago 'in app', de manera que si el niño (o cualquier persona) no tiene acceso a la contraseña, no podrá llevar a cabo ninguna acción que requiera gastar dinero.

Para activar el bloqueo en Android, tienes que abrir Play Store en el móvil o en la 'tablet' e ir a Ajustes > Controles de usuario > Pedir autenticación para realizar compras. Saldrá una cuadrado emergente y tienes que marcar la opción “Para todas las compras realizadas a través de Google Play en este dispositivo” para que finalice el proceso. Cada vez que vayas a hacer alguna compra de aplicaciones en la tienda o dentro de cualquier 'app' (incluidos los juegos), el móvil requerirá que introduzcas la contraseña de la cuenta de Google que tienes asociada a ese terminal.

En iOS hay que emplear un código de cuatro dígitos para activar la restricción. Para crear el código, ve a Ajustes > General > Restricciones > Activar restricciones. Una vez hecho, tienes que deshabilitar ciertas opciones en la misma sección de “Restricciones”. Todo viene activado por defecto, por lo que si quieres impedir las compras dentro de aplicaciones sin el uso del patrón, tendrás que desactivar la opción “Compras en la app” para que éstas no se produzcan. Para desactivar el resto de compras por completo apaga también el botón de “iTunes Store”, “iBooks Store” e “Instalar aplicaciones”.

ACTIVA EL CONTROL PARENTAL

En Android existe un método de control parental que permite crear múltiples usuarios a los que otorgar diferentes permisos para que puedan hacer determinadas acciones y tengan el resto bloqueadas. El único requerimiento para usarlo es tener Android 5.0 en adelante, pero no todos los fabricantes incluyen la opción en sus ajustes. Para dar con ella tienes que ir a Ajustes > Usuarios y añadir un perfil que se adecue al uso infantil.

Otra cosa que puedes hacer en Android es activar el control parental en Play Store. Para ello ve a Ajustes > Controles parentales e introduce un código PIN con el que podrás restringir el contenido (aplicaciones, películas, TV y música) según un filtro de edad (clasificación PEGI en España).

En cuanto a iOS, el control parental es el apartado de “Restricciones” que hemos visto ya anteriormente. En Ajustes > General > Restricciones desactiva todas aquellas aplicaciones y funciones a las que no quieras que el niño tenga acceso (se necesitará el código de 4 dígitos para funcionar en lo que no esté activo).

NO PERMITAS UN GRAN CONSUMO DE DATOS

A pesar de todo el control ya visto anteriormente, hay que vigilar el consumo de datos móviles: nunca se sabe dónde puede tocar el niño ni cuándo se puede ir la conexión WiFi y hacer un estropicio con la factura del mes.

Las redes sociales o las aplicaciones de consumo multimedia como YouTube tienen opciones dentro de sus ajustes para evitar que se reproduzcan cosas en calidad máxima, que se descarguen archivos o que se autoreproduzcan vídeos con los datos móviles activos. Navega por las opciones de las aplicaciones para echar un vistazo y controlar el consumo.

Además, dentro de Ajustes > Datos móviles en Android y iOS se puede regular qué aplicaciones pueden conectarse a los datos móviles y cuáles no, algo que también debes tener en cuenta.

CUIDADO CON LA INSTALACIÓN DE APPS DESCONOCIDAS (ANDROID)

Dentro de la configuración del teléfono o la tableta Android hay que mirar algo de bastante importante: la instalación de aplicaciones desconocidas. Puede ocurrir que tu hijo al navegar por Internet se encuentre con algo que le llame la atención e intente descargarlo para instalarlo: siempre es mejor prevenir que curar e impedir que aplicaciones no oficiales se puedan ejecutar en el terminal.

Para ello, ve a Ajustes > Seguridad y busca la opción “Orígenes desconocidos”. Asegúrate de que esté desactivada para que no se puedan instalar aplicaciones que no provienen de Google Play Store.

INSTALA UNA APLICACIÓN EXTRA DE CONTROL PARENTAL

Si con todo lo ya descrito sientes que no es suficiente y que necesitas algo más, hay aplicaciones descargables en Play Store y App Store que ayudan con el mantenimiento del control parental.

Por un lado, se puede descargar un software que permita proteger aplicaciones ya instaladas con contraseña, como puede ser AppLock; por otro, hay ‘apps’ que aumentan el control parental, configurando perfiles y aumentando las zonas restringidas (funciones, software, ajustes) a las que no puede acceder el menor, como Kids Place.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies