Primeras impresiones de Forza Motorsport 7: el entorno se convierte en protagonista en un título de enorme realismo

Actualizado 22/09/2017 15:53:01 CET
Forza Motorsport 7
XBOX

   MADRID, 22 Sep. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Microsoft y la desarrolladora de videojuegos Turn 10 Studios ya aguardan el lanzamiento de Forza Motorsport 7, la décima entrega de la saga de títulos de velocidad, que estará disponible a partir del próximo 3 de octubre para Xbox One y ordenadores Windows, y del 7 de noviembre para la nueva Xbox One X. En un acto celebrado en Madrid al que ha acudido Portaltic, hemos tenido la ocasión de probar la demo del título en las dos consolas de la compañía estadounidense.

   Una vez más, el realismo cobra un papel especialmente protagonista en esta nueva entrega de Forza. Al máximo detalle, el jugador puede disfrutar del pilotaje de una colección de 700 vehículos, entre los que se encuentran modelos clásicos, últimos lanzamientos de alta gama como el Porsche GT2 RS e incluso camiones de carreras. Todos ellos ruedan por un total de 32 circuitos de todo el mundo, algunos tan célebres como el alemán de Nürburgring o el italiano de Mugello.

   Precisamente, el entorno es el gran invitado a fiesta de Forza Motorsport 7. El título de Microsoft y Turn 10 ha presentado como principal innovación una ambientación como muy pocas veces se ha podido disfrutar en un videojuego. Los desarrolladores han tenido especial cuidado en potenciar las texturas del entorno, hasta el punto de que el rocoso paisaje desértico que rodea buena parte del circuito de Dubái parece tan real como los brillos de los vehículos y los guantes y cascos de sus pilotos. De igual manera, las nubes de polvo y la arena moviéndose sobre el trazado contribuyen a generar una experiencia todavía más inmersiva.

   En toda experiencia de conducción real, la meteorología juega un papel indispensable, marcada principalmente por su imprevisibilidad. En cualquier momento, el escenario de la carrera puede experimentar un giro de 180 grados, cuando lo que era un día soleado comienza a teñirse de gris y caen las primeras gotas sobre el asfalto. Por ello, estar pendiente del cielo es casi tan importante como hacerlo del trazado del circuito, dado que un inesperado chaparrón de lluvia es capaz de convertir la prueba en un auténtico desafío para el conductor: los charcos --perfectamente detallados--, las gotas sobre la cámara y las dificultades para frenar serán una auténtica prueba de nivel hasta para los jugadores más veteranos.

   La prueba de Forza Motorsport 7 que ha permitido realizar Microsoft ha servido para comparar las características del juego en Xbox One S y la esperada Xbox One X, cuyo lanzamiento también está previsto para el 7 de noviembre --este juego será uno de los primeros de su catálogo--. Mientras el rendimiento de la demo del décimo Forza en esta última plataforma ha mostrado todo el potencial que se aguarda a su calidad 4K, la versión del juego para One S también ha generado una grata sorpresa, dado que el juego conserva buena parte de sus impactantes efectos visuales, sobre todo aquellos que tienen que ver con el modelado de vehículos, los reflejos de los objetos y la luz ambiental de los circuitos. Sí se nota un decrecimiento en la calidad del entorno de la pista, dado que los árboles y el público, entre otros elementos, presentan una apariencia más plana.

   El realismo vuelve a tener eco, una vez más, en la conducción. Pilotar con intensidad ganadora requiere de gran pericia por parte del jugador, dado que un frenazo mejor o peor hecho puede ser la distancia entre ser 'estrella' y 'estrellado'. No es un juego para coger el mando y acelerar a límite, sino que cada curva ha de ser tomada con cuidado y precisión, o el conductor correrá el riesgo de sufrir un golpe que pueda afectar negativamente al funcionamiento de su vehículo.

   De hecho, Forza Motorsport 7 mantiene uno de los sellos caracterizadores de la franquicia, el efecto del daño físico sobre el coche. Los impactos no solo tienen sus consecuencias en la apariencia del vehículo, sino que también afectan al funcionamiento de los distintos componentes. Un coche 'maltratado' enseguida mostrará al usuario tanto con la vibración del mando como con su mayor dificultad de conducción que no se encuentra en plenas condiciones para competir.

   La décima entrega de Forza no piensa en otro objetivo que en consolidarse como el gran referente mundial de la simulación de carreras de vehículos. El realismo del circuito y de sus condiciones ambientales se han desvelado como grandes protagonistas de Motorsport 7, un juego que completa su abanico de virtudes con un amplísimo catálogo de vehículos y recorridos. Un año más, muy pocas experiencias virtuales equivalen en estos momentos a la inmersión de las carreras de Forza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies