Star Wars: Los desafíos Jedi, realidad aumentada para sumergirse en el universo Jedi y convertirse en uno

Star Wars: Los desafíos Jedi
LENOVO
Publicado 02/06/2018 11:29:46CET

   MADRID, 2 Jun. (EDIZIONES/Portaltic) -          

Star Wars: Los desafíos Jedi es un juego de realidad aumentada disponible para el casco de Mirage de Lenovo que la compañía comercializa en un pack, porque además del visor, también incluye un láser y una baliza.

Lenovo Mirage es un casco de realidad aumentada , que superpone imágenes sobre la realidad, y es compatible con un puñado de 'smartphones' de última generación, entre los que se encuentra Moto Z2 Force Edition, de la propia Lenovo, y con el que en Portaltic hemos podido probarlo.

El móvil es el 'hardware' que el casco necesita para poder jugar y en él hay que descargar la aplicación de Los desafíos Jedi (gratuita). Colocado el móvil dentro del visor, ahora nos toca prestar atención a los otros dos elementos que acompañan el pack: un sable láser y una baliza.

El sable láser lo tendremos en las manos en todo momento, porque además de servirnos como arma para combatir a los enemigos en el juego, también es un mando de control, y con él navegaremos por la aplicación.

La baliza, por su parte, ubica el menú de navegación y el área en el que se tiene que desplegar el juego. Al ser de realidad aumentada, conviene estar en una habitación amplia, en el salón, por ejemplo, y apartar cualquier obstáculo, porque aunque de fondo estemos viendo la realidad, estaremos más pendientes del juego y podríamos chocarnos contra una pared o tropezar.

   

APRENDIZ DE JEDI

Con Star Wars: Los desafíos Jedi podemos simular que somos un Jedi, o al menos un padawan. Nuestro aliado, el sable láser, aparecerá ante nosotros en cuanto se active el juego, sonido incluido, y podremos moverlo para atacar a los enemigos que se nos presenten.

    El juego cuenta con distintos modos --recientemente introdujo un modo de combate entre dos jugadores provistos de Lenovo Mirage--, pero nosotros hemos empezado probado el tutorial.

En las opciones que pudimos jugar, tuvimos que repeler un par de ataques de soldados imperiales, de dificultad creciente, y posteriormente aprender a manejar el sable y a realizar determinados movimientos defensivos contra un sith.

    Aun sin ser muy complicada, la primera toma de contacto fue catastrófica y acabó en una derrota. Los soldados aparecen delante de nosotros, y tenemos que mantener la vista al frente para verlos. Podemos acercarnos para atacarlos antes de que ellos nos disparen, pero podemos igualmente devolver los disparos.

    Al combatir contra el sith para practicar los movimientos defensivos, es cuando descubrimos que el juego era más intenso de lo que pensábamos. El rival no tendrá piedad; nos medirá, atacará, se replegará esperando a ver cómo respondemos. Y nosotros podremos hacer lo mismo.

En el primer combate, al menos en nuestro caso, fuimos bastante comedidos, expectantes, e intentamos replicar los movimientos que una maestra nos había enseñado momentos antes, sin mucho éxito.

No llegamos a derrotar al sith, pero sí a hacerle bastante daño, aunque nuestra táctica al final consistió más en atacar a muerte e intentar evitar sus estocadas, incluso tirándonos por el suelo.

UNA EXPERIENCIA INTENSA

La primera impresión de Star Wars: Los desafíos Jedi con el casco Mirage difiere de una persona a otra, pero en nuestro caso, fue un poco desconcertante, porque era la primera vez que lo probábamos y porque no sabíamos muy bien qué esperar de ello ni del juego.

Pero una vez entras en faena, y te lo tomas un poco en serio, el juego es bastante intenso. Si ese día no has salido a correr y no te apetecía pasarte por el gimnasio, no te preocupes porque en el juego encontrarás enemigos que no te darán ni un respiro.

La gran pega que tiene este casco es su peso. Aun bien ajustado, se resbalaba y a veces, para poder ver bien, tenía que sujetarlo con una mano y combatir con la otra. Quizá de entrada, el peso no sea una molestia, pero cuando llevas unos minutos con él puesto, empieza a ser cargante.

    Los gráficos, eso sí, son mejorables. La realidad aumentada está lograda, y al final, cuando te metes de lleno en los combates, ni siquiera prestas atención a tu alrededor.

Sin embargo, la imagen tiembla mucho y en ocasiones, como cuando un enemigo se acerca mucho, no es muy precisa. El sáble láser, por ejemplo, no aparece recto, sino inclinado hacia un lado y a veces cuesta saber si nuestros ataques están siendo efectivos. Este desajuste se aprecia también en los contrincantes, aunque sus ataques son por lo general más certeros y sus movimientos están bastante conseguidos.

Aun con todo, Star Wars: Los desafíos Jedi es un juego que entretiene y que alienta a seguir jugando con desafíos cada vez más complejos y distintos modos de juego. La mejor parte, a nuestro parecer, es la posibilidad de realizar combates de sable láser, en los que habrá que esforzarse porque el enemigo no nos dará cuartel.