Lola Dueñas será la madre de Mario Casas en Instinto

Lola Dueñas en la película No sé decir adiós
LOLITA FILMS
Actualizado 06/07/2018 11:48:45 CET

   MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Instinto, la serie de Movistar+ protagonizada por Mario Casas, sigue adelante con su recién iniciado rodaje mientras suma nuevos nombres a su elenco. La última en llegar es Lola Dueñas que se suma así a un reparto que, además de con casas, cuenta ya con Ingrid García-Jonsson (Carol), Lola Dueñas (Laura), Óscar Casas (José Mur), Jon Arias (Diego), Silvia Alonso (Eva) y Bruna Cusí (Bárbara).

   Dueñas dará vida a Laura M. Seco, la madre del protagonista Marco Mur (Mario Casas) y de su hermano José. Una mujer que no ha tenido una vida fácil; fue una madre joven e inexperta, y eso, unido a su carácter, hizo que no tomase las mejores decisiones vitales ni para ella ni para sus hijos. Después de 17 años alejada de Marco y José, Laura reaparece repentinamente en la vida de sus hijos trayendo de vuelta un pasado doloroso que llevan mucho tiempo intentando olvidar.

   Producida por Bambú, Instinto es un thriller con tintes eróticos de de 8 episodios de 45 minutos que sigue los pasos de un joven empresario que lidera una de las compañías tecnológicas más exitosas del panorama internacional, ALVA, que ahora presenta en el mercado su último prototipo: CICLÓN, un coche eléctrico propulsado por turbinas que convierten el viento en energía.

   Junto a él trabajan su amigo y compañero de estudios, Diego, y también la mujer de éste, Bárbara, la eficiente directora de marketing. Al equipo se incorpora Eva, una joven y ambiciosa ingeniera con mucho que ocultar, que romperá el equilibrio laboral y emocional entre ambos socios.

   A pesar de su popularidad, y al contrario que Diego, Marco no es un hombre que destaque por su vida social. Es un solitario al que nadie consigue acceder desde un lugar íntimo, más allá de su psicóloga, Sara, de la que es emocionalmente dependiente. Los fantasmas de Marco son infinitos y, aunque intenta luchar contra ellos, su verdadero escape son el deporte y un club privado. En él, cada individuo se preocupa solamente de recibir placer y dar rienda suelta a sus sueños más eróticos, sin temor a enamorarse, ya que allí todo el mundo lleva el rostro oculto.

   Todo cambia cuando Marco conoce a Carol, la nueva psicopedagoga de su hermano José, un joven de 18 años con autismo, con el que mantiene una relación compleja. Y con Carol también descubrirá quién es su peor enemigo... Él mismo. A su lado aprenderá que nunca es tarde para amar, aunque eso suponga sufrir.