Actualizado 13/03/2009 19:12 CET

La UJA estudia nuevas formas de aprovechamiento agrícola de los suelos salinos

JAÉN, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de científicos de la Universidad de Jaén (UJA), dirigidos por María del Pilar Cordovilla Palomares, se encuentran realizando un proyecto de investigación dirigido a aprovechar terrenos con un alto contenido en sales para nuevos rendimientos agrícolas a través del estudio de la respuesta de determinadas plantas con una alta tolerancia a la salinidad (halófitas) a distintos reguladores del crecimiento que se les aplican.

En una nota, Andalucía Investiga indicó que el objetivo de este trabajo, incentivado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, es realizar cambios en el metabolismo de este grupo de vegetales para que se puedan aplicar en un futuro a plantas y así aprovechar terrenos con un alto contenido en sales para nuevos rendimientos agrícolas.

En este sentido, Andalucía cuenta con un elevado número de suelos salinos que no pueden ser cultivados, aunque el problema se debe, principalmente, a "la evaporación del agua por el incremento de las temperaturas y al mal uso que se hace de los fertilizantes".

"Hasta ahora, en algunos lugares de la comunidad andaluza, como Almería, se ha intentado remediar este problema con los denominados cultivos sin suelo", añadió, aunque "este método no soporta todos los climas".

La Universidad de Jaén ha iniciado este proyecto, precisamente, para analizar nuevas formas de explotación de estos suelos estudiando, con ello, el comportamiento de las plantas halófitas, un tipo vegetal que sobrevive en estas zonas ya que ha adaptado su metabolismo a suelos con un alto contenido en sales.

"Estas plantas pueden dar la clave de cómo plantas con interés agrícola deberían funcionar para tolerar niveles elevados de sal en el suelo", explicó la investigadora principal.

El proyecto, que lleva desarrollándose dos años, pretende descubrir desde un nivel molecular cuáles son los reguladores del crecimiento en suelos con un alto contenido en sal y a qué nivel se estimulan o en qué etapa del crecimiento.

Los expertos de la UJA están cada vez más cerca de averiguar cuál es la clave de que el metabolismo de las halófitas esté adaptado a la salinidad, y después poder generar el mismo sistema en cultivos agrícolas.

"Este estudio supone para el campo un cambio importantísimo, ya que estos suelos salinos de forma moderada, que llevan muchísimo tiempo sin utilizar, se pueden convertir en un futuro en suelos agrícolas", expuso Cordovilla.

Las primeras plantas agrícolas con las que se tratará este sistema serán las hortícolas, porque aceptan mejor el cambio. "Cuando estas plantas se vendan en el vivero ya tendrán esta transformación molecular realizada", concluyó.