Publicado 05/06/2024 15:02

Junta afirma que el sellado del vertedero de Albox (Almería) reducirá "riesgos sanitarios y ambientales"

Archivo - Vertedero de inertes de Albox (Almería).
Archivo - Vertedero de inertes de Albox (Almería). - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

SEVILLA, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, Ramón Fernández-Pacheco, ha defendido este jueves las actuaciones encaminadas al sellado del vertedero de residuos inertes de Albox (Almería), ya que con ello se "reducirán tanto los riesgos ambientales y sanitarios como los que pudieran afectar a la seguridad de las personas".

Así lo ha trasladado el comisión parlamentaria, donde ha recordado que la Junta sacó a licitación el pasado mes de mayo esta actuación por un importe de 3.914.335 euros y un plazo de 24 meses una vez arranquen los trabajos.

Tras la finalización de las obras, se establecerá un Plan de Vigilancia y Control con una duración mínima de 30 años, con el que se supervisará la correcta restauración de la zona, según ha recordado en una nota.

El consejero ha destacado que "la recuperación de terrenos y el sellado de vertederos es una prioridad para la consejería de Sostenibilidad y desde 2019 hasta la fecha hemos movilizado 29,4 millones de euros para la limpieza y sellado de vertederos".

En esta línea, Fernández-Pacheco ha recordado que "la economía circular es un pilar fundamental para alcanzar un futuro sostenible y generador de empleo verde".

"Seguimos construyendo puntos limpios o facilitando ayudas a las entidades locales para que se adscriban al nuevo modelo circular mejorando, modernizando o construyendo instalaciones de tratamientos de residuos sólidos urbanos y la recogida de biorresiduos, si bien hasta la fecha hemos destinado más de 110 millones a tal fin", ha dicho.

Este punto de inertes, actualmente inactivo, se encuentra situado al oeste del municipio de Albox. Se trata de un vertedero incontrolado sobre el que recae una infracción de la Comisión Europea "por culpa de la dejadez e inacción de gobiernos anteriores".

Tanto el proceso de clausura como su posterior gestión estará regido bajo los criterios y exigencias establecidos por la Directiva 1999/31 (CE) y el Real Decreto 646/2020 y de 7 de julio, relativo a las instalaciones de vertido de residuos. Atendiendo a ello, se limpiarán y acondicionarán los vertidos y se dispondrán hasta cuatro capas de sellado para aislar definitivamente los residuos.

Se construirán cunetas para regular el drenaje de escorrentías superficiales, así como dos muros de escollera de contención. Por último, se procederá a la revegetación con especies autóctonas y se instalará un cerramiento perimetral para prevenir el posible revertido de residuos y evitar la entrada de ganado que merme la implantación de la cubierta vegetal.

Además, se establecerán piezómetros que permitan medir el nivel de las aguas subterráneas e hitos de control de asentamientos para comprobar la estabilidad en los vasos de vertido. El último paso será el establecimiento de un Plan de Vigilancia y Control para supervisar la correcta restauración de la zona y que tendrá una duración mínima de 30 años, tal y como ha informado el consejero de Sostenibilidad en sede parlamentaria.

Leer más acerca de: