Málaga.- Tribunales.- Condenan a siete años y medio a un hombre por violar a una amiga de su compañera sentimental

Actualizado 24/06/2008 20:30:14 CET

MÁLAGA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a siete años y medio de prisión a un hombre por la violación de una amiga de su compañera sentimental tras la celebración de un cumpleaños en la casa de éste. Además, se le prohíbe acercarse a la víctima a menos de 500 metros o comunicarse con ella durante un periodo de 10 años.

Los hechos sucedieron sobre las 22.00 horas del día 24 de febrero de 2007. Según se precisa en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el hombre llevaba en su ciclomotor a la víctima a su casa desde la vivienda de éste donde habían estado celebrando la fiesta de cumpleaños de la compañera sentimental del procesado.

En un momento, se desvió hasta el paseo marítimo de San Pedro de Alcántara, en Marbella (Málaga). Allí la arrastró hasta una isleta de la playa y, tras propinarle un golpe en la cabeza con una piedra, la violó. Está logró escaparse y consiguió la ayuda de una persona que llamó a la Policía, a pesar de la oposición de ella por estar ilegal en España.

Agentes de la Policía Local de Marbella fueron al lugar, vieron correr al acusado y esconderse en una arqueta, donde fue detenido con los pantalones parcialmente bajados. El hombre presentaba arañazos en el cuello y en otras partes del cuerpo producidos por la víctima, al intentar escapar, según se declara probado.

Para la Sala, no existía relación de enemistad entre la víctima y el acusado antes de estos hechos, sino que la relación era "correcta", incluso había ido a la casa de él para celebrar el cumpleaños de la compañera sentimental del procesado y amiga de la víctima, que también era amiga de la hija del procesado.

Por tanto, el Tribunal estima que "no hay motivo para desconfiar de la verdad de las manifestaciones" de la víctima; mientras que entiende que "no deja de ser absurda y no creíble" la versión del acusado, quien dijo que mantenía una relación amorosa con la víctima y que el encuentro sexual fue consentido.

El hombre aseveró que ella le denunció por "venganza" porque el procesado tras mantener la relación sexual quería irse a casa y no permanecer con ella en la playa, como la víctima quería, aunque dijo que en la instrucción no contó nada de esto para que "su compañera sentimental no se enterara de la existencia de dicha infidelidad".

Por último, la Sala determina que "no hay base probatoria suficiente" para poder estimar que el alcohol que el hombre había bebido le produjo una anulación o merma importante de sus facultades, puesto que "no le impidió ni conducir correctamente ni ejercer sobre su víctima la violencia necesaria para vencer su resistencia".

Además de la pena de prisión, le condena por una falta de lesiones al pago de una multa de 180 euros y de una indemnización de 10.000 euros por los daños morales causados.