Actualizado 05/02/2017 13:39 CET

PP en Ayuntamiento propone a administraciones arbitrar medidas para reducir generación de residuos de envoltorios

MÁLAGA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PP en el Ayuntamiento va a presentar una moción a la próxima comisión de Sostenibilidad Medioambiental, que tendrá lugar el 13 de febrero, en la que piden instar a las administraciones competentes a reducir la generación de residuos envoltorios.

En concreto, en la moción proponen instar a las administraciones competentes a que, asumiendo su responsabilidad, arbitren medidas eficaces y consideren en los planes de prevención actuaciones concretas necesarias para, entre otros, limitar el uso de envases en los bienes de consumo evitando el "doble embalaje" y fomentando la proporcionalidad entre el material de envase y el bien consumido.

Entre los productos que superan el doble embalaje y combina, además, materiales distintos en sus envoltorios, está la colonia que tiene tres tipos de envoltorios: cartón, plástico y vidrio.

Asimismo, también piden actuaciones concretas para limitar a un solo tipo la naturaleza de los materiales usados en el envase de cada tipo de bienes de consumo, facilitando así la colaboración ciudadana y optimizando los servicios municipales; y para fomentar el uso de aquellos materiales de envasado y embalajes que faciliten y optimicen las operaciones de depósito, recogida, reutilización y reciclaje, siempre en función de la tecnología disponible y de los medios con los que cuentan las administraciones competentes en la gestión.

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, ha recordado que la generación de residuos constituye uno de los principales problemas ambientales a nivel planetario. En este sentido, ha añadido que en esta escala global, la sobrexplotación de recursos naturales y la contaminación derivada de su vertido y/o incorrecta gestión suelen ser los motivos de mayor trascendencia socio-ambiental.

"Estos impactos han motivado en las últimas décadas toda una serie de normativas ambientales que han ido evolucionando conforme lo hacían la demanda social y los avances tecnológicos, en materia tanto de producción como de gestión", ha recordado.

En este sentido, ha añadido que actualmente, los planes de prevención en la generación de residuos, amparados en el Real Decreto 782/1998, de 30 de abril, por el que se aprueba el Reglamento para el desarrollo y ejecución de la Ley 11/1997, de 24 de abril, de Envases y Residuos de Envases, constituyen la estrategia de referencia, y marcaron la hoja de ruta para avanzar hacia una Europa eficiente. Así, entre los objetivos del Horizonte 2020, destaca el reto de reducción en un diez por ciento respecto del peso de los residuos generados en 2010.

De igual modo, complementariamente a las normativas específicas para la gestión de residuos, estos planes de prevención contemplan un conjunto de actuaciones adoptadas en las etapas de concepción y diseño, de producción, de distribución y de consumo para evitar la generación de residuos, disminuir el contenido de sustancias nocivas de peligrosidad o minimizar los impactos sobre la salud humana y el medio ambiente de los residuos generados.

Por tanto, ha indicado, se sitúan en el nivel primera de la jerarquía de gestión, la reducción, la primera de las cuatro 'R' que ya se conocen.

Además, el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (Pemar) 2016-2022 invita al avance hacia una economía circular bajo el principio de jerarquía establecido en la normativa comunitaria. Este principio establece que la "prevención debe ser la prioridad principal en relación con la política de residuos, seguida por este orden: por la preparación para la reutilización, el reciclado, otras formas de valorización, incluida la valorización energética, siendo la eliminación de residuos, fundamentalmente a través del depósito en vertedero, la última opción de la jerarquía para gestionar los residuos".

La economía circular, por su parte, "sustituye una economía lineal basada en producir, consumir y tirar, por una economía circular en la que se reincorporen al proceso productivo una y otra vez los materiales que contienen los residuos para la producción de nuevos productos o materias primas".

En este contexto, ha precisado el edil, la acción de las administraciones locales tiene una importancia capital, ya que son las competentes para llevar a término y prestar los servicios necesarios que hacen posible el reciclado y otras formas de poner en valor los residuos.

Al respecto, ha recordado que la prestación de servicios de recogida selectiva de residuos o la operatividad y optimización de las plantas de tratamientos son algunas de las líneas de trabajo que está realizando el Ayuntamiento de Málaga.

CONCIENCIA CIUDADANA

"Y todo ello --ha continuado-- sin olvidar la necesaria concienciación ciudadana en esta materia, ya que en último término, son los malagueños los que, con su colaboración, permiten toda la cadena de gestión".

A través del trabajo que se viene desarrollando en el Centro Asesor Ambiental, se está igualmente desarrollando alguna de las medidas contempladas en la ley 22/2011, de 28 de julio de Residuos y Suelos Contaminados.

Ha explicado que el Certificado de Calidad Ambiental establece acuerdos voluntarios, con objeto de que los sectores comerciales o industriales correspondientes establezcan sus propios planes u objetivos de prevención de residuos, o de que corrijan los productos o embalajes que generen residuos.

No obstante, a nivel de los referidos planes de prevención, las administraciones locales se encuentran con la paradoja de que deben hacerse cargo de gestionar materiales residuales procedentes de la actividad comercial pero carecen de competencias en materia de comercialización de productos.

"Los ayuntamientos son conocedores de los problemas operativos asociados a la gestión de residuos pero no pueden controlar qué materiales residuales derivan del consumo", ha detallado en la moción, al tiempo que ha recordado que "de este modo se encuentran productos con dobles embalajes o, por ejemplo, distintas familias de plásticos para un mismo producto", lo que repercute, "tanto en un exceso de residuos que no aportan valor al producto de consumo, como en dificultar las operaciones de separación que dificultan a su vez, e incluso, llegan a impedir su reciclaje".

Por ello, el grupo municipal 'popular' entiende que las administraciones competentes debe hacer un esfuerzo a nivel normativo tendente "por una parte a disminuir en origen la generación de envases/envoltorios innecesarios y por otra parte a facilitar la recogida selectiva y por ende el reciclado".

Para leer más