García (IU) afirma que el obispo es de una parte "radical y conservadora" de la Iglesia y no es bueno para ésta

Pedro García en el Ayuntamiento
EUROPA PRESS
Publicado 25/10/2018 15:13:23CET

CÓRDOBA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Córdoba, Pedro García (IU), ha afirmado este jueves que el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, está siguiendo la "estrategia que tiene una parte muy radical y conservadora de la Iglesia Católica", con respecto a la titularidad de la Mezquita-Catedral de Córdoba y de las inmatriculaciones hechas por la Iglesia, en general, que ha calificado como "el mayor robo patrimonial en la historia de Europa".

En rueda de prensa, García, quien también ha opinado que la actitud de Demetrio Fernández "no le hace ningún bien a la Iglesia Católica ni a los cristianos", ha reaccionado así ante las críticas que, durante su homilía con motivo de la festividad de San Rafael, dirigió este miércoles el obispo al Ayuntamiento de Córdoba, al que recomendó que se ocupase de los barrios pobres de la ciudad en lugar de por la Mezquita, retando a acudir a los tribunales a quien piense que no es de la Iglesia.

Ante esto, García ha señalado que sería "absurdo ir a los tribunales", pues éstos "le darían la razón a la Iglesia", ya que actuó "conforme a Ley", en base la reforma de la Ley Hipotecaría franquista "que hizo Aznar", lo que le ha permitido a la Iglesia "apropiarse", no ya de templos, "sino de cientos de miles de propiedades más", como "cocheras, viviendas, plazas públicas y patrimonio del Estado, municipal y privado", y perpetrar así "el mayor robo patrimonial en la historia de Europa".

Por eso, al también coordinador provincial de IU en Córdoba le choca que el obispo pontifique a cuenta de los barrios pobres de Córdoba, pues, "lo que ha hecho la Iglesia con las inmatriculaciones no tiene nada que ver con el voto de pobreza del que habla el cristianismo".

Además, el hecho de que Demetrio Fernández lanzase sus críticas durante la citada homilía, "forma parte de las formas que tiene este obispo, de estar continuamente en el candelero público, incorporándose a la vida política" de Córdoba y de Andalucía "en cada momento", y se inscribe en "la estrategia que tiene una parte muy radical y conservadora de la Iglesia Católica", llegando a conclusión García de que "este obispo no le hace ningún bien a la Iglesia Católica, ni a los cristianos".