Publicado 12/05/2020 15:17:51 +02:00CET

El gobierno local de Granada reanuda la tramitación del presupuesto para 2020

Los portavoces del equipo de gobierno local de Granada, César Díaz y Manuel Olivares
Los portavoces del equipo de gobierno local de Granada, César Díaz y Manuel Olivares - AYUNTAMIENTO

GRANADA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El equipo de gobierno local de Granada ha reanudado la tramitación del presupuesto para el ejercicio 2020, un proyecto que permite "garantizar la prestación de servicios básicos esenciales" y atiende "la emergencia social y económica que el nuevo escenario ocasionado por la pandemia de la covid-19 ha traído".

El portavoz del equipo municipal, César Díaz, ha explicado que el grueso del documento contiene las partidas y parámetros que el gobierno local presentó en marzo junto antes de que estallara la pandemia, "dado que no solo se enmarcan en el necesario Plan de Ajuste a que el Ayuntamiento está obligado; sino que cuenta con los informes favorables de Intervención y Tesorería, que son preceptivos".

Díaz ha asegurado que, además, "en una situación de emergencia social y económica, resultan vitales los plazos de actuación", por lo que "esperar a redactar un nuevo presupuesto nos llevaría al mes de octubre, impidiendo actuar con prontitud en el ejercicio vigente, mientras que "retomar el existente con las modificaciones requeridas para destinar recursos y esfuerzos excepcionales a medidas sociales urgentes, permitiría al Ayuntamiento poder aprobarlo en junio".

En su opinión, "hay muchas razones de peso para pedir a la oposición "altura de miras, voluntad de consenso, responsabilidad política y acuerdo total", pues de seguir con el presupuesto prorrogado de 2015, "el margen de maniobra para hacer modificaciones que permitan medidas sociales excepcionales, sería mínimo, y solo podrían financiarlo con otras aplicaciones o con nuevos o mayores ingresos recaudatorios, con lo perjudicial que ello resulta en el momento actual".

"Hay necesidades que apremian; no podemos poner en riesgo servicios básicos esenciales; no es el momento de excusas ni de debates políticos, es el tiempo de la verdad y de la responsabilidad", ha indicado Díaz, quien considera que sí es el momento de los hechos y no de las palabras, que demostrarán la verdadera voluntad de un pacto de futuro por Granada".

Tal como en marzo informara el edil de Economía, Luis González, el presupuesto de gasto asciende a 273,8 millones de euros, y el de ingresos estimados a 287,2 millones de euros, y el superávit previsto se destinara a pagar a proveedores, tal como marca el Plan de Ajuste municipal.

Al adentrarse en el calendario de plazos propuesto, el portavoz local ha indicado que arrancaría el Jueves y viernes de la próxima semana con sendas comisiones informativas extraordinarias donde detallar a los grupos políticos el contenido por áreas, y tras el plazo de alegación consiguiente de diez días que marca el Reglamento Orgánico Municipal, podría someterse a aprobación inicial en pleno ordinario, "para proceder a su aprobación definitiva en torno a junio, si se cuenta con los apoyos precisos".

En la misma línea, el también portavoz del equipo de gobierno Manuel Olivares se ha mostrado "convencido de que las formaciones políticas dejarán a un lado batallas y excusas políticas para pensar en las personas, que necesitan levantar la persiana y que seamos generadores de actividad económica, empleo y riqueza que permitan la vuelta a la normalidad por el bien de todos".

El edil ha agradecido al área de Economía "siete meses de arduo trabajo que han alumbrado un documento aprobado por los órganos preceptivos, un documento que, aunque requerirá modificaciones y adaptaciones, permitirá hacer realidad el Pacto por el relanzamiento y reconstrucción de Granada que todos los corporativos queremos".

Para Olivares, el presupuesto "es más que un documento contable, un documento que marca el calendario de la necesaria acción transformadora de la ciudad, un proyecto que nos permitirá adaptarnos a las nuevas necesidades, las nuevas inversiones y la nueva realidad".

Por ello, en sus palabras, no lograr el consenso necesario supondría "parálisis, desconfianza empresarial, y dar la espalda a las personas, a los granadinos que lo están esperando".

Para leer más