PP-A, dispuesto a "hablar con todos" tras el 26M, mientras Cs veta a Vox: "Tendrá que decidir o PP-Cs o la izquierda"

26M.- Cs
MARÍA JOSÉ LÓPEZ - EUROPA PRESS
Actualizado 07/06/2019 14:11:52 CET

SEVILLA, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El PP-A se ha mostrado dispuesto a "hablar con todos" los partidos para alcanzar acuerdos de gobernabilidad en los ayuntamientos andaluces en virtud de los resultados que arrojaron las elecciones municipales del 26 de mayo, mientras que Ciudadanos (Cs) ha vetado a Vox de las conversaciones, dejando en su mano la opción de apoyar gobiernos que repitan la fórmula del Gobierno andaluz, esto es apoyar pactos de gobierno entre PP-A y Cs pero sin entrar en el Ejecutivo.

Así lo han trasladado en declaraciones a los periodistas, por separado, la secretaria general del PP-A, Loles López, y la secretaria de Organización, senadora y parlamentaria andaluza de Cs, Mar Hormigo, antes de que se reunieran por primera vez los comités negociadores de sendos partidos para abordar los posibles pactos de gobernabilidad tras el 26M.

En el encuentro, que se ha celebrado en el Parlamento andaluz, han participado por el PP-A, además de López, el portavoz del PP-A, Elías Bendodo, y el vicesecretario general, Toni Martín; mientras por Cs, además de Hormigo, han asistido la secretaria de Acción Institucional, Elena Sumariva; y los parlamentarios Raúl Fernández, por Granada, y Javier Pareja, por Málaga.

En este marco, si bien los 'populares' han expresado que están dispuestos a "hablar con todos" siempre buscando "la estabilidad de los gobiernos y respetando la decisión de las urnas"; por Cs, en la misma línea de las directrices que aprobó el Comité Ejecutivo del partido, han asegurado que su prioridad es acordar con el PP y que no hablarán con Vox, partido con el que no cogobernará en ningún caso.

"Vox tendrá que decidir si apoyar un Gobierno de Cs y el PP o bien si va a dejar que gobierne la izquierda, ellos deciden, nosotros queremos la buena gobernabilidad de todos los municipios donde se dé esa situación", ha sostenido Hormigo que ha dicho que no se negarán a que Vox apoye posibles cogobiernos del PP-A y Cs pero que no gobernarán con esta formación. "Son ellos los tienen que decidir, nosotros no", ha remachado.

La portavoz del partido naranja ha dicho que "no tienen inconveniente" en sentarse a negociar con todas las fuerzas que firmen el decálogo que ha lanzado Cs como base para poder cerrar acuerdos, aunque ha insistido en excluir a Vox de dichas conversaciones.

De hecho, ante la posibilidad de que puedan apoyar al PSOE llegado el caso, ha señalado que "todo está abierto" y que no tienen "inconveniente" si firman el referido decálogo.

Con todo, ha asegurado que los pactos a los que llegue Cs "no van a ser a cambio de sillones, sino por políticas para bajar los impuestos, crear empleo y ayudar las familias", cuando ha hecho hincapié de que llegan al encuentro con el PP-A "como tercera fuerza política a nivel municipal, con doce mayorías absolutas y siendo decisivos en 18 de las 25 ciudades más importantes de la comunidad".

Ha explicado que ha habido algunos contactos previos a esta reunión entre el PP-A y Cs que han sido "muy positivos", en los que se han mostrado dispuestos a la gobernabilidad y la estabilidad de los gobiernos "que es lo que creo que necesitan los ayuntamientos".

PP-A PONE DE EJEMPLO EL GOBIERNO ANDALUZ

De su lado, la secretaria general del PP-A, Loles López, ha incidido en que Cs es socio "preferente" de su partido para alcanzar acuerdos municipales pero que están "abiertos a hablar con todos porque siempre por encima de los intereses partidistas está el interés de los vecinos de los municipios de Andalucía".

Con todo, ha explicado que el objetivo de los 'populares' es "formar gobiernos que den estabilidad, que garanticen los servicios públicos, creen empleo y bajen impuestos, y el mejor reflejo de ello en Andalucía lo tenemos en el gobierno de Juanma Moreno".

López ha advertido de que estos acuerdos "siempre lo vamos a hacer
desde una perspectiva muy clara: respetar la decisión de los votantes
en las urnas y teniendo muy claro lo que han querido y lo que han
pedido los votantes a la hora de ejercer su derecho al voto".

Ha apuntado que tras haber mantenido contactos previos con Cs, "la perspectiva es buena por sentido común", insistiendo en el ejemplo que supone el Ejecutivo andaluz, "que es moderado, de diálogo, de estabilidad y que pone los intereses de los andaluces por encima de cualquier interés partidista o particular".

Contador