Actualizado 31/05/2020 18:07:33 +00:00 CET

Sanidad cifra en 21,7 la tasa de PCR por 1.000 habitantes de Andalucía, que sigue la más baja solo mejor que Ceuta

Una trabajadora sanitaria totalmente protegida, realiza una prueba diagnóstica del coronavirus en una imagen de archivo.
Una trabajadora sanitaria totalmente protegida, realiza una prueba diagnóstica del coronavirus en una imagen de archivo. - Ricardo Rubio - Europa Press

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

SEVILLA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Sanidad ha informado este sábado que en Andalucía se han realizado desde que comenzase el estado de alarma por el coronavirus (Covid-19) hasta este jueves 28 de mayo un total de 183.068 pruebas PCR y 242.382 test rápidos, lo que supone una tasa de 21,7 PCR y de 28,7 test rápidos por cada 100.000 habitantes, de manera que la tasa de PCR sigue siendo, al igual que la semana pasada, la más baja de España, estando solo mejor que Ceuta.

Así lo informa el Ministerio de Sanidad en una nota de prensa, en la que se concreta que la media nacional de test PCR por 100.000 habitantes es de 53,8.

Respecto a la tasa de test rápidos, Andalucía sigue en séptimo lugar por la cola, por delante de Cataluña, Comunidad Valenciana, Canarias, Madrid, Aragón y Baleares. La media nacional es de 32,4.

En los últimos siete días se han practicado 25.868 PCR y 27.464 test rápidos, datos que suponen un incremento porcentual del 16% y 13% respectivamente sobre el total de pruebas diagnósticas realizadas.

Los test PCR son conocidos como la prueba de reacción en cadena de la poliomerasa (PCR) y es la prueba considerada como más fiable y la prioritaria por las autoridades sanitarias en España, ya que tiene una fiabilidad superior al 90%.

Los test rápidos, también conocidos como test rápidos de antígeno, son pruebas que se realizan a través de una muestra de mucosa y puede identificar la proteína del virus. Tienen la ventaja de ser muy baratos y la posibilidad de que los sanitarios las realicen en los domicilios de los sospechosos de padecer la enfermedad. El inconveniente es que no tienen una gran fiabilidad, por ello se realizan como pruebas complemento a las PCR.