Actualizado 27/01/2012 11:30 CET

Alumnos de un taller de interpretación de La Muela protagonizan la película 'Nada que perder'

Un Día De Rodaje De La Película 'Nada Que Perder' En Zaragoza
JONATHAN VARELA

LA MUELA (ZARAGOZA), 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alumnos del taller de interpretación 'Actuando para la cámara', que se desarrolla en La Muela, y vecinos de esta localidad zaragozana protagonizan la película 'Nada que perder', rodada en este municipio y en la capital aragonesa y que se estrena este sábado, día 28, en la Casa de Cultura de La Muela.

En declaraciones a Europa Press, el director de fotografía de la cinta, Jonathan Varela, ha explicado que este filme, dirigido por su padre Gilberto Varela, es el "proyecto final" del taller de interpretación y, en un principio, la historia estaba "orientada a ser una miniserie" de tres capítulos, que finalmente se han condensado en esta película de 96 minutos de duración.

La cinta se ha realizado con quince actores no profesionales que participan en el curso y con vecinos del municipio y de otras localidades cercanas como Épila, La Almunia y Zaragoza. El filme, aunque contiene "una parte pequeña de drama, la mayor parte se desarrolla en clave de humor, narrando escenas un poco estrambóticas sobre problemas sociales" que podría tener cualquier familia, como el paro.

Precisamente se ha elegido el título 'Nada que perder' "por la historia de los personajes", ya que "muchos de ellos no tiene nada que perder porque no tienen ni trabajo, ni nada, y de ahí las cosas absurdas que les van pasando", ha detallado.

Ésta es la segunda película que se realiza como resultado del taller 'Actuando para la cámara' y, en esta ocasión, la acción se desarrolla en distintos escenarios de la capital aragonesa, lugares "significativos de la ciudad" como el Parque Grande, y en algunos sitios de La Muela.

Sobre el rodaje, Varela ha comentado que las clases del taller sirvieron para ensayar el guión, que se ha ido modificando en el transcurso de las sesiones, y se han invertido "cuatro o cinco meses de grabación y unos dos meses de montaje".

Tras agradecer su colaboración al Ayuntamiento de La Muela, "que nos ha facilitado el espacio para las clases", al de Zaragoza, por "darnos carta blanca para rodar" en la ciudad, y al resto de colaboradores, Varela ha avanzando que desean llevar también su taller de interpretación a Zaragoza.