La Comarca del Bajo Aragón contará a finales de año con desfibriladores en todos sus municipios

Actualizado 12/10/2008 10:57:31 CET

TERUEL, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Comarca del Bajo Aragón contará a finales de noviembre o primeros de diciembre con desfibriladores en todos sus municipios, un total de 20, además de que las localidades más grandes, como Alcañiz, Calanda y Alcorisa, contarán con alguno más. Se trata de aparatos electrónicos portátiles que diagnostican y tratan la parada cardiorrespiratoria.

El presidente de la comarca, Víctor Angosto, explicó en declaraciones a Europa Press que en total habrá entre 25 y 28 desfibriladores, aparatos que estarán subvencionados al cien por cien por el Gobierno de Aragón y que tienen un coste de 60.000 euros.

Víctor Angosto precisó que el objetivo es crear una red de desfibriladores en toda la comarca, que tiene una población de cerca de 30.000 habitantes, con diferencias significativas en su distribución ya que Alcañiz tiene casi 18.000 habitantes y 60 la localidad de Seno.

Según relató el presidente de la comarca, muchos de sus municipios "están muy alejados de los centros de salud", hasta a 45 minutos, mientras que la rapidez es fundamental para tratar las patologías cardiacas graves, que de otra manera "no se pueden superar".

Los desfibriladores "no son un aparato milagroso, pero gracias a ellos se puede salir del paso hasta que llega unidad de emergencia", comentó.

Argumentó, asimismo, que la dotación de estos aparatos contribuirá a que las personas que viven en el medio rural "tengan las mismas posibilidades" de atención que una persona que habita en una ciudad y cerca de un centro hospitalario.

EL BAJO ARAGÓN, PIONERO

Víctor Angosto comentó que la Comarca del Bajo Aragón es "pionera" en la puesta en marcha de esta medida. Señaló, además, que se va a seleccionar en cada municipio a un grupo de unas ocho personas voluntarias que recibirá formación para saber cómo actuar en estos casos.

La formación será impartida por profesionales del Servicio de Urgencias y Emergencias Sanitarias 061-Aragón, y consistirá en cursillos de soporte vital básico y de manipulación de desfibriladores.

El presidente de la Comarca del Bajo Aragón aclaró que van a ser los municipios los encargados de efectuar la selección de personas, ya que "una vez superados los cursillos, cualquiera puede ser voluntario", puesto que los desfibriladores "son aparatos semiautomáticos, fáciles de utilizar".

Los municipios decidirán también dónde se instalará el desfibrilador, aunque "lo lógico es que se ubiquen en lugar céntrico del municipio, de fácil acceso y que no esté cerrado con llave", explicó Angosto.

El presidente de la Comarca del Bajo Aragón aseguró que esta iniciativa ha sido "muy bien acogida", tanto por los alcaldes de los municipios que integran la comarca, como por sus habitantes.

"Es una medida novedosa, que un principio no estaba previsto implantar; les ha encantado que una institución como la comarca pueda desplegar esta red, al menos a las personas con las que yo he hablado", precisó.