Las Cortes expresan su rechazo a las pintadas amarillas aparecidas en el Aneto y otros lugares de Aragón

Publicado 18/10/2018 20:22:35CET

ZARAGOZA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las Cortes de Aragón ha expresado su rechazo a las pintadas amarillas aparecidas el pasado 1 de octubre en el pico Aneto, en Benasque (Huesca), así como en otros lugares de la Comunidad donde, además, se ha atentado en ocasiones contra la integridad territorial y el respeto que merece la identidad aragonesa, así como contra la consideración de la montaña como espacio de encuentro.

Así se recoge en el texto de una iniciativa presentada por el Partido Aragonés y apoyada en el pleno de la Cámara autonómica con 49 votos a favor de este grupo, el PP, PSOE, Ciudadanos y CHA, mientras que Podemos e IU han sumado 15 abstenciones.

En ella, se afirma que estas acciones "suponen un ataque a criterios democráticos esenciales y bienes públicos". Además, el Parlamento aragonés ha mostrado su respaldo a las iniciativas emprendidas para la persecución de estos hechos con las consecuencias que, de acuerdo con la normativa y procedimientos establecidos, se deriven para sus autores.

Igualmente, ha instado al Gobierno de Aragón a que haga llegar a la Generalitat catalana su repulsa y condena de los mismos, solicitándole que tome medidas para evitar que se repitan.

El portavoz del PAR, Arturo Aliaga, ha esgrimido que lo ocurrido el pasado 1 de octubre en la cima del Aneto, así como en otros lugares como Candanchú, Fraga y Zaragoza son "hechos vandálicos contra elementos simbólicos" que han generado la "indignación" de muchos aragoneses, así como de montañeros y ribagorzanos.

Según ha esgrimido, es "un atentado contra la dignidad de los aragoneses", a lo que se suma que "la montaña ha sido siempre lugar de convivencia y no de utilización política" y por eso "ha sentado muy mal". Ha añadido que "los aragoneses somos gente a la que se nos quiere y se nos respeta porque siempre hemos respetado los símbolos, identidad, límites territoriales e historia de otras Comunidades".

ATAQUE DIRECTO

La diputada del PP, Marián Orós, ha remarcado que lo ocurrido "no es un simple hecho vandálico, ni una agresión al patrimonio aragonés, va mucho más allá, es una ataque directo a la dignidad, a Aragón y una provocación" ya que "quieren apropiarse de símbolos" del patrimonio aragonés que también lo es de todos los españoles.

El diputado del PSOE, Darío Villagrasa, ha condenado "firmemente estos atentados con la identidad de los aragoneses", si bien ha dicho que esto "es compatible con hablar de diálogo y no exagerar algunas cuestiones", para recodar que el Gobierno de Aragón incoó trámites con la Jefatura Superior de Policía para que se investigue la autoría de estos hechos porque "aquí el espacio público es de todos y sí que se respeta".

El parlamentario de Podemos, Alfonso Clavería, que ha defendido cuatro enmiendas para modificar el texto, que no han sido aceptadas por considerarlas "redundantes, ha dicho Aliaga. Clavería ha explicado su abstención al señalar que condenan "el vandalismo, pero no queremos cooperar en la dinámica de crispación", para asegurar que "estamos enfadados y ofendidos", pero "hay que actuar con mesura" y, por ejemplo, "no adelantarnos a la hora de señalar quienes son autores".

El diputado de Ciudadanos, Jesús Sansó, ha opinado que hay que ser "claros y firmes en nuestra protesta, que debería ser unánime" ante unos hechos que reflejan la "ilógica del procés", que ha llevado a que "pensar diferente en Cataluña sea provocar" y no lo sea "venir a Aragón de noche a pintar lacitos pidiendo la inmunidad de unos cargos públicos que se ríen de los requerimientos judiciales".

La parlamentaria de CHA, Carmen Martínez, ha defendido "un patrimonio natural limpio" y "libre de cualquier huella" porque la montaña "es un sitio de convivencia y fraternidad" y "no necesita de nada más que sí misma, ni pintadas, ni lazos, ni pegatinas", además de que "nos molesta mucho que vulneren y ultrajen nuestro patrimonio natural, como el Aneto, que es netamente aragonés", para apelar al "diálogo" y a la libertad de expresión, si bien "no compartimos dónde se hacen según qué cuestiones".