Publicado 15/12/2021 15:03CET

Dos prelados aragoneses participan en Roma en los trabajos sobre la vida consagrada y se reúnen con el Papa

El arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, y del obispo de Tarazona, monseñor Eusebio Hernández, se reúnen con el Papa con motivo del plenario de la Congregación para Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.
El arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, y del obispo de Tarazona, monseñor Eusebio Hernández, se reúnen con el Papa con motivo del plenario de la Congregación para Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica. - OFICINA DE COMUNICACIÓN DE LA IGLESIA EN ARAGÓN

ZARAGOZA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, y el obispo de Tarazona, monseñor Eusebio Hernández, han participado, en Roma, en la Asamblea Plenaria de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

En el marco de esta reunión, el sábado pasado tuvo lugar un encuentro con el Papa Francisco en la Sala Clementina del Vaticano, que fue "entrañable y emotivo", ha contado Monseñor Vicente Jiménez. "Nos dirigió un discurso en el que nos agradeció a todos los miembros de la Congregación el trabajo que realizamos al servicio de la vida consagrada en la Iglesia universal" y "nos ofreció unos criterios para discernir, acompañar y aprobar las nuevas fundaciones y las nuevas formas de vida consagrada", ha explicado el prelado.

El arzobispo emérito de Zaragoza ha expresado su satisfacción por haber podido comprobar que el Santo Padre se ha restablecido bien de la última operación, ha informado la Oficina de Comunicación de la Iglesia en Aragón.

En el saludo particular a cada miembro, el Santo Padre agradeció personalmente a monseñor Jiménez el trabajo que ha realizado hasta ahora. "Me deseó todo bien en mi nueva etapa de arzobispo emérito y me animó a seguir trabajando en la Iglesia", ha explicado el prelado.

Por lo que se refiere a la Asamblea Plenaria de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, ha precisado que en ella se han establecido criterios para discernir la autenticidad del carisma, la ayuda a los fundadores, la pastoral vocacional en estas familias eclesiales, la formación de sus miembros y el ejercicio de la autoridad.

En concreto, el encuentro ha girado en torno a las nuevas fundaciones y las nuevas formas de vida consagrada surgidas a partir del Concilio Vaticano II, incidiendo en tres aspectos fundamentales: discernimiento, acompañamiento y aprobación. Según ha dicho monseñor Jiménez, "han sido días intensos de trabajo en equipo con cardenales, arzobispos, obispos, personal del Dicasterio y relatores".

Por su parte, el obispo de Tarazona, monseñor Eusebio Hernández, continúa esta semana en Roma, donde este jueves se encontrará de nuevo con el papa Francisco junto a los obispos aragoneses, que se encuentran desarrollando la Visita Ad Limina Apostolorum.

Para leer más