Publicado 21/04/2015 19:00:03 +02:00CET

El IMLA incorpora nuevas tecnologías para ser un referente nacional

Puerta principal del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA).
EUROPA PRESS

El Instituto pondrá en marcha la anunciada Unidad de Neurociencia y se acreditará como entidad docente e investigadora

ZARAGOZA, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) se convertirá en un centro de referencia nacional con el desarrollo de las innovaciones tecnológicas que se pondrán en marcha en virtud del Plan Estratégico, que ha aprobado este martes el Consejo de Gobierno.

El plan se implementará desde este año hasta 2019 y la previsión del Ejecutivo es que el Instituto experimente una mejora de sus medios y de sus técnicas "para seguir contribuyendo al asesoramiento de los órganos jurisdiccionales y favorecer la investigación y la docencia".

El IMLA realiza pruebas periciales médicas, tanto tanatológicas --disecciones de cadáveres o autopsias-- como clínicas y de laboratorio, además de actividades de docencia e investigación relacionadas con la medicina forense.

Con este plan se pretenden aplicar, con rigor científico, los grandes avances de las nuevas tecnologías a la ciencia forense. Así, se establece como uno de los ejes fundamentales de este plan la implementación de técnicas de valoración biomédicas tecnológicamente avanzadas en la medicina legal, en la psicología forense y en otras ciencias forenses.

UNIDAD DE NEUROCIENCIA

Con todo ello, el Instituto de Medicina Legal será un referente autonómico, ya que se creará la unidad de neurociencia forense, la de biomecánica en valoración del daño corporal y la de radiología e imagen digital. Para ello, se llevarán a cabo varias medidas.

El sistema de captura de movimiento denominado Move-Human-sensors se incorpora en el ámbito pericial de medicina forense. Es una técnica objetiva de valoración que se puede aplicar al daño corporal, a la discapacidad o a las problemáticas laborales. Se realiza gracias a la colaboración que existe con el I3A, el Instituto de Investigación en bioingeniería de Aragón, dependiente de la Universidad de Zaragoza.

Está basada en sensores que permiten conocer parámetros biomédicos del movimiento humano de la columna cervical y de las extremidades superiores, con las que se pueden realizar gráficas para los informes periciales. Proporciona datos objetivos y precisos de cada una de las articulaciones analizadas. Éstas se recogen en un registro matemático y gráfico que se compara con unas guías para evaluar las deficiencias.

Uno de sus campos de aplicación más importantes es la valoración exacta de las secuelas producidas por un accidente de tráfico. Las pruebas P300 y N400 son dos pruebas de neurociencia forense que ya se practican en el IMLA para aportar datos en la resolución de casos criminales, como asesinatos.

Aragón es la primera comunidad autónoma española que tiene instalada una máquina que realiza este tipo de pruebas, a la que se han sometido, entre otros, Miguel Carcaño, asesino confeso de Marta del Castillo, y el exgrapo Fernando Silva Sande, uno de los secuestradores del empresario Publio Cordón.

La P300 --Potencial Evocado Cognitivo-- estudia el registro de la actividad del cerebro del paciente mediante una máquina y un ordenador que proyecta imágenes. El cerebro emite impulsos eléctricos en 300 milisegundos que se pueden identificar.

La N400 estudia las señales negativas a los 400 milisegundos que el sujeto emite cuando se le presentan una serie de estímulos. Las dos se complementan, ya que una analiza la reacción a un estímulo y la otra se activa si algo falla.

Con estas dos pruebas, se colabora con la policía en la búsqueda del "conocimiento culpable" gracias al estudio de estas señales. El IMLA puede convertirse en referente pionero nacional de estas técnicas para la Medicina Legal y Forense, han señalado desde el Gobierno de Aragón.

RADIOLOGÍA DIGITAL

También se realizarán pruebas de fotogrametría, morfometría, radiología digital y escáner 3D, especialmente en el Servicio de Patología Forense. Ya se ha empezado a trabajar en este campo y los resultados se han presentado en los juzgados como prueba pericial. Han aportado criterios objetivos, por lo que han sido útiles para el dictamen de sentencias.

La morfometría permite identificar a cadáveres con gran rapidez y fiabilidad. La radiología de cadáveres es útil para valorar las lesiones traumáticas de los cadáveres que se encuentran en un estado que el examen externo ya no proporciona información.

Ahora, con este plan de modernización, se pretende adquirir un módulo de digitalización que permita exportar las imágenes obtenidas en formato digital para su presentación como prueba en los procedimientos. Con ello se gana en inmediatez, seguridad y se reducen costes.

Asimismo, se implantará un plan de actuación para catástrofes y accidentes con víctimas múltiples, en el que participarán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Unidad Militar de Emergencias y Protección Civil.

Otra medida es dotar al IMLA de nuevos equipos informáticos y facilitar a los profesionales el acceso a programas y herramientas especializadas, como el operativo Orfila, una base de datos desarrollada por el Ministerio de Justicia para este tipo de organismos.

El Gobierno de Aragón pretende que el Instituto se acredite como unidad docente e investigadora para que colabore en los procesos de formación de pregrado y posgrado en aras a mejorar la calidad de los futuros profesionales.

En el Instituto de Medicina Legal de Aragón trabajan, además de médicos forenses, psicólogos, trabajadores sociales, técnicos facultativos, técnicos de laboratorio, funcionarios de la administración de justicia de auxilio, de tramitación y de gestión, auxiliares de autopsia, personal subalterno y personal de seguridad.