El juicio por la demanda civil para la devolución de los 111 bienes aragoneses en Lérida se celebrará el 16 de mayo


Publicado 06/05/2019 19:49:29CET

BARBASTRO (HUESCA), 6 May. (EUROPA PRESS) -

El juicio por la demanda civil presentada por el Obispado de Barbastro-Monzón contra el obispo de Lérida y el Museo de Lérida Comarcal y Diocesano para reclamar la devolución de los 111 bienes de arte sacro de 40 parroquias aragonesas que se encuentran en depósito en Lérida se celebrará el jueves, 16 de mayo.

Fuentes del Obispado de Barbastro-Monzón han indicado que el juicio está previsto que comience a las 10.00 horas, en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Barbastro (Huesca) y, posiblemente, continuará el viernes, 17 de mayo, tras lo que quedará visto para sentencia.

El abogado de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Joaquín Guerrero, se ha mostrado confiado en poder ganar el juicio porque, ha dicho, "creo que tenemos la razón", para agregar que por su parte han presentado pruebas, testigos y peritos que comparecerán en el juzgado.

En concreto, ha comentado que hay pruebas documentales "muy elocuentes", para rechazar la validez de las actas de una notaría de Barcelona que validan las compras que hizo el obispo Josep Meseguer respecto a estos bienes, que ha recordado que ya se presentaron en otras ocasiones y "no se les dio ningún valor".

Según ha precisado en declaraciones a Europa Press, no existe documento de compra venta de esos bienes, ni una valoración, tampoco la autorización eclesiástica preceptiva, para apuntar que "un párroco no pueden vender al obispo" y, en caso de que eso hubiera ocurrido, "sería nulo porque va en contra del Derecho Canónico".

Joaquín Guerrero ha recordado que por parte de la Diócesis de Barbastro-Monzón han pedido comparecer al obispo de Lérida, monseñor Salvador Giménez, y desde la diócesis ilerdense, al de Barbastro-Monzón, monseñor Ángel Pérez. Está previsto que ambos acudan a la vista oral.

Además, junto a Guerrero también intervendrá el letrado que representa al Gobierno de Aragón, institución que se personó en su momento como coadyuvante en la demanda por vía civil del Obispado de Barbastro-Monzón, así como los abogados del obispado ilerdense y del Consorcio del Museo de Lérida Diocesano y Comarcal, que también presentarán sus pruebas, testigos y peritos.

PERSONACIÓN DE LA GENERALITAT

El letrado de la Diócesis de Barbastro-Monzón se ha referido al anuncio de personación manifestado por la Generalitat de Cataluña, que se le ha comunicado por parte del juez este lunes, 6 de mayo, dando un plazo de diez días a las partes para que manifiesten si están de acuerdo o no.

Guerrero ha explicado que el juez ha rechazado la petición del Gobierno catalán de suspender el juicio y volver a comenzar el expediente. El letrado ha añadido que puesto que el juicio será el día 16, posiblemente no dará tiempo a que la Generalitat esté presente.

No obstante, ha indicado que en caso de que sí diera tiempo a que la Generalitat se sume a la causa antes del juicio, podría comparecer en él, si bien ha remarcado que se incorporará en el actual momento procesal y no podrá presentar pruebas.

A su entender, se trata de una acción para retrasar el procedimiento ya que "ha tenido un año para personarse y no lo ha hecho", una causa que conoce porque preside el Consorcio del Museo de Lérida Diocesano y Comarcal, contra quien el Obispado de Barbastro-Monzón presentó la demanda por vía civil por retener estos bienes, así como contra el Obispado leridano porque es quien los tiene en depósito.

El abogado de la Diócesis de Barbastro-Monzón se ha referido también al hecho de que la Comunidad catalana haya declarado a estas obras como bien de interés cultural, algo que ha dicho que también ha hecho el Gobierno de Aragón.

Ha añadido, no obstante, que según el Tribunal Supremo, por estar en Lérida, la Generalitat "tiene la obligación de preservarlos, pero no quiere decir que sean suyos, sino que debe retornarlos cuando los propietarios pida la devolución".

ANTECEDENTES

El objetivo de la demanda es poner fin a un problema que se inició en 1995, con la modificación de los límites de las diócesis de Lérida y de Barbastro, lo que supuso un cambio en la situación patrimonial de bienes artísticos que habían sido trasladados desde diferentes parroquias hasta el Museo Diocesano de Lérida para su estudio y difusión.

De acuerdo con el decreto 'Illerdensis-Barbastransis de finium mutatione', de 15 de junio de 1995, el patrimonio de las parroquias aragonesas transferidas de la Diócesis de Lérida a la de Barbastro-Monzón debía retornar a las parroquias propietarias.

Se inició a tal fin un largo proceso eclesiástico en el que, en diferentes instancias, la última fue el decreto definitivo del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, se estableció en resolución firme que las 111 piezas que se reclaman estaban en el obispado de Lérida a título de depósito y no de propiedad y se obligaba la devolución al obispado de Barbastro-Monzón.

En febrero de 2018, se presentó la demanda civil con el objetivo de lograr el retorno de esos bienes. De forma previa, se planteó un acto de conciliación para evitar el litigio, que tuvo lugar el 31 de octubre de 2017, en el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Lérida.

En sede judicial, el representante del Obispado de Lérida ratificó que los 111 bienes son propiedad de la Diócesis de Barbastro-Monzón, pero que no podía devolverlos porque el Consorcio del Museo, que no se personó, no lo permitía.

Contador

Para leer más