Lambán dice que la desigualdad es "incompatible" con la democracia y alerta de "viejos demonios familiares" en España


Fwd:
EUROPA PRESS
Actualizado 26/11/2018 21:28:10 CET

El presidente aragonés expresa, en el acto de homenaje del 40º aniversario de la Constitución, la preocupación por Cataluña

ZARAGOZA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha afirmado este lunes que "la desigualdad es incompatible con la democracica" y ha alertado de la aparición de "viejos demonios familiares" en el conjunto de España, en alusión expresa al populismo, los nacionalismos y la xenofobia, rechazando los "frentismos trasnochados".

Ha cerrado el acto central de celebración del cuadragésimo aniveresario de la Constitución de 1978 en Aragón, un evento al que han asistido la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, y el del Senado, Pío García-Escudero, y el expresidente de la Comisión Institucional, Alfonso Guerra, así como los ponentes constitucionales Miguel Rodríguez y Herrero de Miñón y Miquel Roca i Junyent, quienes han recibido la Medalla de Aragón, al igual que también otro ponente, José Pedro Pérez Llorca, que no ha podido asistir por motivos personales.

En su intervención, Javier Lambán ha alertado de la existencia de "motivos para la preocupación" por circunstancias sobrevenidas durante los últimos años que "podrían acarrear riesgos" si no se les da la dimensión que tienen.

A colación, ha mencionado los efectos "devastadores" de la crisis económica y "el pésimo tratamiento" de la misma que, a su juicio, ha hecho la UE, a lo que se suma la aparición de fenómenos como la inteligencia artificial, todo lo cual sume en "el desconcierto, la angustia y la inquietud" a quienes tienen empleo.

Este proceso tiene "efectos notables" en España "en forma de desigualdades insufribles" que, a su vez, general "inseguridad", creándose una "quiebra de confianza" en el sistema democrático que derivan en la aparición de los mencionados "viejos demonios familiares, que creíamos en el baúl de los recuerdos" y que están aflorando.

LIBRO DE LA HISTORIA

El presidente de la Comunidad Autónoma ha advertido contra "algunos intentos de volver a reabrir el libro de la Historia, de volver a no dar por zanjadas cuentas que los constituyentes dieron por zanjadas", aludiendo entre otros temas al secesionismo catalán.

Javier Lambán ha reconocido que el denominado 'procés' "nos tiene absolutamente preocupados", ha resaltado que los aragoneses "llevamos en el corazón" a la región vecina y que, por lo tanto, "no queremos que se vaya nunca".

Es por eso que España debe plantearse "hacer aflorar sus mejores potencialidades" para configurar una versión de si misma "tan potente, luminosa y eficaz como hace 40 años", de manera que se refunde la prosperidad sobre "un nuevo contrato social".

Javier Lambán ha resaltado que ahora "no se trata" de conseguir la democracia, sino de "defender la democracia liberal como elemento constitutivo de la prosperidad y las libertades que hemos alcanzado", no descentralizar, sino "defender con contundencia la unidad de España", no caminar hacia Europa, sino "desde dentro de Europa, defender el proyecto europeo".

Se trata de "volver, entre todos, a dibujar un presente y un futuro de España como país que sea capaz de acogernos otra vez a todos, de ilusionarnos y congregarnos a todos", lo que "en modo alguno" se erigirá sobre "frentismos trasnochados que tanta sangre y tragedia trajeron a nuestro país", ha dicho el presidente aragonés, abogando por recuperar "el valor del consenso".

En opinión de Lambán, "cualquier celebración que hable de libertades y derechos le cuadra a Aragón desde el punto de vista de su propia Historia", cualquier celebración europeísta "le encaja como un guante".

POTENCIALIDADES

Para el jefe del Ejecutivo autonómico, la Transición fue "un momento epifánico de manifestación luminosa de nuestras principales potencialidades" vinculadas al "sentido responsable de la Historia, alineadas de manera virtuosa para impulsar un proceso ejemplar de transición de la dictadura a la democracia".

De esta forma, "España produjo la mejor versión de sí misma" después de "una Historia turbulenta y complicada", ha continuado Lambán, quien ha hecho notar lo siguiente: "Los españoles, de manera abrumadoramente mayoritaria, acertamos en dos decisiones: supimos adónde queríamos ir y adónde no queríamos volver jamás".

Javier Lambán ha agregado que "no queríamos volver a enfrentamientos civiles, a dirimir nuestras diferencias a través de la violencia" y "con décadas de retraso", la sociedad española "atendió los llamamientos a la paz y la reconciliación" cuyo inicio ha situado en el presidente de la II República Manuel Azaña, en 1938, reiterados por los exiliados tras la Guerra Civil.

La ciudadanía quería ir a "un régimen de libertades, un espacio de derechos y servicios públicos para todos", a una Europa que fuera "una realidad concreta" y no solo "un horizonte de modernidad y libertad", lo que se llevó a término con una "magnífica generación de políticos" que "fue capaz de galvanizar a la sociedad española" con este fin, ha destacado.

CONTRATO SOCIAL

En este contexto, "los españoles hicimos un gran contrato social que nos permitió acercarnos a Europa a través de la progresiva implantación del llamado Estado del Bienestar" y "fuimos capaces de urdir un gran contrato político, que tuvo su principal plasmación en la Constitución".

En opinión de Lambán, la Carta Magna "consagra un elenco de derechos y libertades para los ciudadanos equiparable y aun superior al que disfrutan los países de nuestro entorno" y además, ha recalcado, "estableció la unidad de España como bien, como un valor político en sí mismo" al tiempo que organizaba la descentralización del poder con el Título VIII.

Esta política no solo favoreció a las comunidades más ricas, sino "principalmente a comunidades como Aragón, que durante siglos habían sufrido más que Cataluña o País Vasco la estructura radial" de España. En Aragón se pudo constituir la Diputación General de Aragón y aprobar el Estatuto de Autonomía para desarrollarse "de forma admirable".

Así, "se ha demostrado de manera fehaciente que la suma de las partes diferenciadas era muy superior al todo indiferenciado de la etapa anterior", otro motivo para celebrar el 40 aniversario de la Constitución, ha expuesto el presidente de Aragón.