Publicado 03/03/2021 15:00CET

Los medios de comunicación aragoneses se adhieren al decálogo para tratar las migraciones según los Derechos Humanos

ZARAGOZA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Medios de comunicación aragoneses se han adherido al decálogo para tratar las migraciones desde el punto de vista de los Derechos Humanos. Directores de radios, periódicos, agencias, televisiones y plataformas digitales han rubricado este miércoles, 3 de marzo, esta adhesión a un texto consensuado entre el Colegio de Periodistas de Aragón y el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Ejecutivo autonómico.

La consejera responsable de este Departamento, María Victoria Broto, ha asistido al acto de la firma, que se ha celebrado en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli, junto a la presidenta del Colegio de Periodistas de Aragón, Isabel Poncela.

En él, han participado representantes de 12 grupos mediáticos aragoneses, que han comprometido a trabajar conforme a los principios que rigen el documento, entre los que figuran respetar la dignidad de todas las personas, evitar la normalización del racismo y la propagación de bulos, ha informado el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

La consejera María Victoria Broto ha manifestado que la promoción de los derechos, libertades e igualdad de toda la ciudadanía "es fundamental para prevenir actitudes racistas y xenófobas, que conducen a una quiebra de la convivencia social, con las dramáticas consecuencias que eso tiene".

En este sentido, los medios de comunicación "juegan un papel esencial también" en la transmisión de valores y en la prevención de este tipo de actitudes y comportamientos, ha esgrimido.

Los medios que han participado se han comprometido a trabajar alineados a los valores del decálogo para el correcto abordaje de las migraciones desde la perspectiva de los Derechos Humanos y a difundir su contenido.

INFORMACIÓN VERAZ

La presidenta del Colegio de Periodistas de Aragón y de la Asociación de Periodistas, Isabel Poncela, ha manifestado que esta profesión tiene "un compromiso con la sociedad, que no se nos puede olvidar nunca" ya que "somos especialmente garantes del artículo 20 de la Constitución Española que reconoce el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión".

Según ha señalado, en situaciones de crisis como la actual por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, "debemos ser especialmente escrupulosos" con la información veraz. "Es nuestra obligación luchar contra los bulos, los rumores, las noticias falsas o las medias verdades, que se reproducen con especial virulencia en los asuntos que tienen que ver con las personas migrantes", ha subrayado.

En este sentido, la consejera María Victoria Broto ha esgrimido que la pandemia ha provocado un cambio social "de enormes magnitudes, acompañado de una crisis sanitaria y económica" y "la salida a la misma debe ser justa y eso implica no dejar a nadie atrás".

En este contexto, "es fundamental transmitir este mensaje, porque nos jugamos la convivencia y vecindad que han caracterizado a una sociedad acogedora y solidaria como la aragonesa", ha dicho Broto. Tanto la consejera, como la presidenta del Colegio de Periodistas han agradecido a los medios de comunicación su respaldo a un texto que, en palabras de Isabel Poncela, "es un símbolo, un compromiso con la honestidad, la objetividad y la dignidad".

El protocolo "nos impele a usar las palabras adecuadas, a evitar la normalización del racismo en nuestras piezas y los estereotipos, a contextualizar el fenómeno migratorio, a respetar la intimidad de las personas migrantes y a ser rigurosos y escrupulosos con las fuentes y los datos", ha sostenido.

PROTOCOLO

Este decálogo trabajado y consensuado desde el Colegio de Periodistas y el Departamento de Ciudadanía, a través de la dirección general de Inmigración y Cooperación, forma parte de un protocolo de colaboración más amplio, sellado el pasado mes de noviembre entre ambas instituciones, que incluye la celebración de jornadas de debate, la elaboración de herramientas de trabajo y la formación en esta materia en las universidades aragonesas a los alumnos de los grados de Comunicación y Periodismo.

En esta línea de trabajo conjunto iniciada a finales de 2020, el Colegio y del Departamento de Ciudadanía han celebrado ya la I Jornada de formación sobre tratamiento mediático de las migraciones de Aragón, en noviembre del año pasado.

Para este ejercicio, se trabaja en la organización de la segunda, en el último trimestre del año, así como en la elaboración de una guía para profesionales de medios de comunicación sobre tratamiento mediático de las migraciones, las personas migrantes y la gestión de la diversidad cultural de Aragón.

También se plantean acciones formativas con el estudiantado de los grados de Periodismo, de la Universidad de Zaragoza y de la San Jorge. El decálogo que estos medios de comunicación se comprometen a cumplir y difundir implica también participar en las acciones de formación y sensibilización que incluye el protocolo mencionado.

DECÁLOGO

Los principios y normas éticas del documento señalan que, a la hora de hablar de migración, hay que tener en cuenta que las palabras importan y por eso se ha de ofrecer un tratamiento del racismo y la xenofobia como una vulneración grave de los Derechos Humanos y un atentado contra la dignidad y la libertad de las personas.

Además, hay que evitar la normalización del racismo y la xenofobia y los estereotipos que ambos promueven sobre la migración y las personas migrantes y respetar la dignidad de todas las personas, evitando tanto los juicios subjetivos, como el paternalismo.

Tampoco se ha de caer en estereotipos y en bulos, utilizar un lenguaje puramente informativo, desde la clara defensa de los Derechos Humanos de todas las personas, así como conceptualizar correctamente todas las dimensiones del fenómeno migratorio, teniendo claros todos los conceptos para evitar la confusión en la información sobre migraciones y personas migrantes.

El decálogo recoge, igualmente, que no se ha de caer en equiparaciones interesadas que conduzcan a una información no del todo objetiva y evitar el sensacionalismo, especialmente a costa de las personas más vulnerables, así como respetar la intimidad de las personas migrantes, en equilibrio con la necesidad de informar sobre algo, especialmente cuando se trate de menores de edad.

Por otra parte, se apela al rigor en las fuentes y los datos y a contrastar las noticias e informar siempre a partir de datos y fuentes fidedignos y fiables, evitando insinuaciones, sospechas, connotaciones y eliminación de datos.

Se anima, además, al uso de imágenes que humanicen la noticia, pero no caigan en el sensacionalismo. Según precisa el documento, las imágenes refuerzan el mensaje y tienen un poder de atracción muy grande, por lo que el uso correcto de las mismas es fundamental, evitando aquellas grabadas en el imaginario colectivo y reforzando las que humanicen y apoyen los contextos de la historia o visualizaciones, como infografías, que completen el mensaje.

Finalmente, se pide evitar la alusión a la nacionalidad de una persona y desafiar los discursos de odio para huir de los estereotipos referentes a la nacionalidad, la cultura o las creencias de las personas implicadas en una noticia.