Los vecinos de Tardienta conocen la historia de 'Marcelino. El príncipe de los payasos'


Uno de los carteles de la exposición 'Marcelino, el príncipe de los payasos'
DIPUTACIÓN DE HUESCA - Archivo
Publicado 23/12/2018 13:01:35CET

TARDIENTA (HUESCA), 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los vecinos de la localidad oscense de Tardienta pueden conocer la historia de 'Marcelino. El príncipe de los payasos' gracias a una exposición itinerante organizada por la Diputación Provincial de Huesca (DPH). La muestra, comisariada por Víctor Casanova y Jesús Bosque, se puede visitar hasta el 6 de enero en la sala de exposiciones municipal.

El nombre de Marcelino Orbés es uno de los estandartes del entretenimiento de masas de principios del siglo XX. Bajo su nombre artístico de Marceline, este oscense (Jaca, 1873) se convirtió en el mejor payaso del mundo. Sus espectáculos eran el principal reclamo de uno de los escenarios más importantes del mundo, el Hippodrome de Nueva York, con capacidad para más de 5.000 espectadores.

Con un talento innato y los cambios sociales que se produjeron en los inicios del siglo XX, la fama de Marcelino fue aumentando exponencialmente; primero serían los circos más importantes de España, donde adquirió una importante formación, poco después saltó a las grandes compañías europeas del momento: Lockhart en Francia, Carré en Holanda y Hengler en Gran Bretaña. Tras su triunfo absoluto en Londres, donde haría debutar al entonces joven y desconocido Charles Chaplin, dio el salto al otro lado del Atlántico.

Nueva York representaría su zénit y su caída. Durante siete años de forma ininterrumpida, Marceline se encumbraría como una estrella mundial y atraería a público de innumerables países, ha resaltado la DPH.

La llegada del cine y su inadaptación a este formato supuso el principal motivo de su declive, para acabar sus días arruinado en una habitación de hotel. Su suicidio fue llevado a portada de algunos de los principales periódicos del Estados Unidos, pero su nombre poco a poco fue cayendo en el olvido.

En esta exposición se recogen 40 ilustraciones sobre soporte rígido de diferentes dimensiones, 25 fotografías, nueve ilustraciones y cuatro mesas-vitrinas con documentos, programas, revistas, libros y tres audiovisuales.

Contador