Actualizado 31/05/2007 16:09 CET

Zaragoza.- La IFC regalará un Bando de 1835 encontrado en Paniza a los visitantes de la Feria del Libro

ZARAGOZA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La Institución Fernando El Católico (IFC), organismo dependiente de la Diputación de Zaragoza, obsequiará a todos los ciudadanos que se acerquen a la Feria del Libro de Zaragoza con un facsímil titulado "Zaragoza en revolución", que incluye la reproducción a tamaño natural de un Bando de 10 de agosto de 1835 hallado en Paniza y un texto del historiador Carlos Franco de Espés, experto en el tema, explicando la situación que en aquella época se vivía en Zaragoza.

Se trata de un Bando único de gran valor histórico en el que se comunicaba que el 10 de agosto de 1835 se había instalado en Zaragoza una "Junta nombrada por los electores del Pueblo y Milicia Urbana" que acordó cerrar todos los conventos de la ciudad.

Aquel año, 1835, se inició la revolución burguesa en España. También en Zaragoza la burguesía armada y organizada en la Milicia Urbana recorría las calles de la ciudad al grito de "Viva la Constitución" y contra el gobierno y las autoridades.

Tal y como se describe en el Bando, este carácter revolucionario hacía que su conservación representara identificarse con las propuestas liberales, mientras que ocultarla era ser consciente de su contenido revolucionario. En Paniza, ocupada por los carlistas, aparecer como liberal era jugarse la vida, por lo que el Bando fue escondido en el revés de un cuadro donde ha permanecido hasta hoy.

Por ello, la recuperación de este Bando ha sido fruto de la casualidad, ya que en junio de 2006, en su casa de Paniza, Antonio Higueras, observando varios cuadros antiguos, se fijó en uno de ellos que tenía el marco deteriorado y decidió hacer uno nuevo. Fue al desmontarlo y retirar la parte trasera cuando descubrió escondido este documento único.

Antonio Higueras decidió llevarlo a la Institución Fernando El Católico, donde vieron que se trataba de un bando de "muchísima importancia", indica la Institución. De hecho, tras las investigaciones realizadas se ha considerado un ejemplar único, puesto que no se conserva ningún otro ejemplar en los archivos nacionales, ni en el Archivo Municipal de Zaragoza.