Actualizado 27/09/2009 19:57 CET

Amnistía Internacional pide que se impida a la Policía Local de Llanera utilizar armas incapacitantes Taser

El número de personas muertas tras recibir una descarga de este arma en Estados Unidos entre 2001 y agosto de 2008 asciende a 334, según un estudio

OVIEDO, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

La unidad territorial de Amnistía Internacional en Asturias pidió hoy a las autoridades correspondientes que impidan a la Policía Local de Llanera utilizar armas incapacitantes Taser, "debido a la peligrosidad de estas armas", según informó Amnistía Internacional en una nota de prensa.

Con motivo de la publicación, en diciembre de 2008, del informe USA: 'Less than lethal?' Amnistía Internacional realizó un llamamiento a todos los gobiernos del mundo para que se prohíba el uso de armas Taser. Según el estudio, el número de personas muertas tras recibir una descarga de este arma en Estados Unidos entre 2001 y agosto de 2008 asciende a 334.

El estudio de Amnistía Internacional -que incluye información sobre 98 autopsias- concluyó que el 90 por ciento de las personas muertas tras recibir la descarga de una Taser estaban desarmadas, y muchas no parecían constituir una amenaza seria.

Según la organización muchas fueron sometidas a descargas repetidas o prolongadas o fueron aplicadas por más de un agente al mismo tiempo. Hubo incluso personas a las que se les aplicaron descargas por no cumplir una orden policial tras haber quedado incapacitadas por una primera descarga.

En al menos seis de los casos de muerte, continúa Amnistía Internacional, las Taser se utilizaron contra personas que sufrían enfermedades que cursaban con ataques: entre ellas, un médico que se había estrellado con su auto al sufrir un ataque epiléptico. Este médico murió tras recibir repetidas descargas en el arcén de la autopista cuando, confuso y aturdido, no cumplió las órdenes de los agentes.

Los estudios existentes han concluido que el peligro de estas armas es generalmente bajo en adultos sanos. Sin embargo, estos estudios tienen un alcance limitado y han señalado la necesidad de conocer más a fondo los efectos de estos dispositivos en personas vulnerables, como las que se encuentran bajo los efectos de drogas estimulantes o las que tienen problemas de salud.

Estudios recientes realizados con animales han concluido que el uso de este tipo de armas de electrochoque puede causar arritmias mortales en cerdos, lo que suscita dudas adicionales sobre su uso en humanos.

Además, recientemente se ha informado de que casi el diez por ciento de las 41 Taser probadas en un estudio encargado por la Canadian Broadcasting Corportation aplicaban una corriente considerablemente mayor que la que el fabricante indicaba como posible, lo que subraya la necesidad de una verificación y unas pruebas independientes de estos dispositivos, señaló Amnistía Internacional.