El Ayuntamiento tramita un contrato negociado para en caso de que se rescinda el contrato de Ayuda a Domicilio

Publicado 04/12/2019 13:19:17CET

GIJÓN, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La concejala de Bienestar Social y Derechos del Ayuntamiento de Gijón, Natalia González (PSOE), ha avanzado este miércoles que, ante la situación de la empresa concesionaria del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), Aralia, y la previsión de que pudiera querer abandonarlo, desde la Fundación Municipal de Servicios Sociales (FMSS) ya se está trabajando desde hace tiempo en el pliego de un nuevo contrato, y, como medida temporal, en un contrato negociado.

González, en rueda de prensa en sede municipal tras el anuncio verbal de Aralia a sus trabajadoras de que no les abonaría las nóminas, ha apuntado que el contrato negociado sería un procedimiento "más ágil" y tendría una duración de un año aproximadamente hasta adjudicar el contrato definitivo.

La edil ha explicado que no es ningún secreto que ha habido una serie de incumplimientos continuos, sobre todo con los derechos de los trabajadores -la mayoría mujeres-- que ha conllevado denuncias en los juzgados y en Inspección de Trabajo, además que obligó a que el Ayuntamiento les impusiera una penalización y esté tramitando la segunda.

En este sentido, ha mostrado su gran preocupación por esta situación, que ha lamentado, de la plantilla de la empresa que presta el servicio. Por este motivo, se reunieron con la Gerencia, que dice que no hablan de no pagar las nóminas, sino de un retraso.

Según la concejala, el Ayuntamiento, consultado el Registro Mercantil, no ve riesgo a que haya un concurso de acreedores ni tienen constancia de problemas de falta de liquidez. Han comprobado que en otros ayuntamientos no hay problema de pagos, además de que han conseguido y optado a otros contratos en otras ciudades. Por todo ello, se reunirá la semana que viene con la directiva de la empresa para aclarar la situación.

En todo caso, ha incidido en que de momento hay una comunicación verbal a las coordinadoras de las trabajadoras y no se ha producido aún un incumplimiento, ya que venían pagando entre el 1 y el 10 de cada mes. Tampoco tienen ningún documento fehaciente que haga pensar al Ayuntamiento que no se les vaya a pagar.

Eso sí, ha añadido que se ha parado la facturación de noviembre hasta que no se clarifique la situación, y si se incumpliera, se iría a rescisión de contrato. Con un incumplimiento, ha descartado poder llegar a una rescisión de contrato negociado, lo que implicaría, entre otras cosas, que se perdería fianza aportada para el contrato y conllevaría consecuencias en cuanto a su solvencia a la hora de presentarse a otras adjudicaciones.

Aralia fue contratada en 2017 y la vigencia del contrato concluye a finales del año que viene, aunque hay posibilidad de prórroga. "Estamos en todos los escenarios posibles", ha insistido la edil, a lo que ha apuntado que se busca garantizar derechos de los trabajadores y la prestación del servicio.

REMUNICIPALIZACIÓN DEL SAD

Por su parte, la concejala de Podemos-Equo Alba González ha atribuido esta situación a una "nefasta" gestión del SAD desde el mandato anterior, a lo que ha recordado que se rechazó la remunicipalización de ese servicio.

Según la edil, Aralia se quiere ir de la ciudad porque no quiere pagar a las trabajadoras ni las penalizaciones. De hecho, ha considerado que Aralia quiere hacer "chantaje" al Ayuntamiento con los impagos a las trabajadoras. "Lo primero, no vamos a consentir que lance órdagos que tienen por rehenes a las trabajadoras y, segundo, el SAD debe ser municipal" , ha insistido.

Y si bien ha señalado que no incluyeron este punto en la negociación de los presupuestos, ha apuntado que estaban trabajando ya en ello y en cambiar la gestión de los cuidados en la ciudad, como es también la Teleasistencia e incluso el 11x12.

"Se puede hacer, es viable y es de justicia", ha apuntado sobre la remunicipalización, antes de urgir al Ayuntamiento a no ceder al chantaje de Aralia de este servicio, del que dependen 1.400 usuarios y más de 250 trabajadoras. También ha recalcado que si se tiene que hacer un contrato de urgencia, que no se "cronifique" en el tiempo.

Previamente a estas declaraciones, trabajadoras del SAD asistieron al Pleno Municipal donde la portavoz de Podemos-Equo, Yolanda Huergo, leyó un comunicado en su nombre en el que explicaban su situación y pedían al Ayuntamiento que les abonara las nóminas.

Posteriormente, ya en declaraciones a los medios de comunicación, han reprochado que la empresa las utilice como "moneda de cambio" para hacer "chantaje" al Ayuntamiento y que les exima de las penalizaciones pendientes y lo que conllevaría la rescisión del contrato.

Contador

Para leer más