"Villaviciosa es el paraíso terrenal y además imprime carácter", sostiene José Cardín Zaldivar

José Cardín
EUROPA PRESS
Publicado 13/12/2018 19:43:16CET

OVIEDO, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El empresario José Cardín Zaldívar ha dedicado este jueves palabras de elogio hacia su municipio asturiano de origen, Villaviciosa. "Es el paraíso terrenal y además imprime carácter", ha resumido el vicepresidente del grupo El Gaitero (Valle, Ballina y Fernández).

Cardín Zaldívar se ha pronunciado en estos términos a preguntas de los periodistas antes de protagonizar un acto en la Cámara de Comercio de Oviedo, donde ha recibido la Medalla de Oro de la institución por su destacada labor empresarial.

Como ejemplo del buen hacer y de la capacidad de superarse de las gentes de Villaviciosa, Cardín Zaldívar ha hecho una comparación con un caso de actualidad, el del cierre anunciado por Alcoa que afectaría en Avilés a unos 300 trabajadores.

El empresario ha dicho que está siguiendo por los medios de comunicación movilizaciones de toda la sociedad y declaraciones de políticos de uno y otro signo al respecto. Ha añadido que incluso se les intenta abaratar la luz para que la empresa no cierre la planta avilesina.

Así, se ha remontado a lo sucedido en Villaviciosa hace unos años, cuando una importante factoría de Nestlé cerró en ese municipio causando un enorme impacto, ya que afectó a 350 empleados. "Nadie movió un dedo por nosotros, pero conseguimos reajustar la economía y salir adelante; sin que nadie nos bajara la tarifa de la electricidad ni nada", ha dicho, como ejemplo de ese carácter de las gentes de Villaviciosa.

INCERTIDUMBRES

Preguntado más a nivel general sobre el momento económico actual, Cardín Zaldívar ha dicho que lo que peor ve son ciertas "incertidumbres jurídicas", en el sentido de cambiar las reglas de juego afectando a acciones pasadas, con carácter retroactivo. "Eso no vale", ha lamentado.

Otra cuestión que le preocupa es la situación política "que no se acaba de definir", con los diferentes partidos más preocupados por "no meter la pata" que por mejorar las cosas. Esta cuestión, ha apuntado, genera problemas incluso en el ámbito de unos funcionarios que tienen miedo de ser acusados sin razón, sólo por firmar un papel que no estaba bien.