Medio Ambiente publica la orden de subvenciones para adquirir vehículos de gas destinados a auto-taxis

Actualizado 14/08/2008 17:43:32 CET

SANTANDER, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente ha publicado hoy en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) la orden de subvenciones para la adquisición de vehículos de gas destinados a los auto-taxis de Cantabria. La subvención por cada vehículo nuevo se establece en 4.000 euros y se refiere a los comprados durante 2008.

Como condiciones de la subvención se establece que los beneficiarios, que tendrán que ser titulares de concesiones administrativas de auto-taxis, deberán destinar los vehículos al servicio público al menos durante cuatro años. El plazo para presentar las solicitudes y la documentación finalizará dentro de un mes.

Medio Ambiente viene llevando a cabo diversas propuestas para el fomento de combustibles alternativos con el objeto de asentar un modelo de movilidad urbana basado en la sostenibilidad.

Según la Consejería, entre los motivos para la sustitución del gasóleo y la gasolina por otros combustibles, se encuentra la necesidad de reducir el impacto del sector del transporte sobre la contaminación atmosférica y además, "la conveniencia de incrementar la seguridad del abastecimiento energético". Otra de las ventajas añadidas en este tipo de vehículos es la reducción del ruido.

TAXIS EN SANTANDER Y SUANCES

El pasado día 4 una taxista santanderina presentó el primer taxi de gas que realizará el servicio en Santander. El mes pasado fue un taxista de Suances el que adquirió su vehículo de gas para realizar el servicio.

Entre las ventajas medioambientales de estos coches se encuentran la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de emisiones contaminantes a la atmósfera (NOx, CO, HC y partículas), causantes de graves problemas de salud humana, nieblas contaminantes y lluvia ácida.

Los vehículos de gas permiten reducir frente a los diésel un 90% de las emisiones de NOx y en más de un 97% las de partículas (50 por ciento si los vehículos diésel están dotados de filtro de partículas). Frente a los vehículos a gasolina, reducen en un 50% las emisiones de CO y en un 37% las de HC. El gas licuado además no contiene azufre ni plomo, disminuye los olores, los humos de aceleración y las vibraciones del motor, reduciendo significativamente la contaminación acústica.

Además de las ventajas medioambientales, este tipo de vehículos ofrece un considerable ahorro económico, calculándose entre 15 y 25 euros por cada mil kilómetros. También se produce un ahorro importante por la mayor duración del vehículo, ya que ofrecen un menor desgaste, un mantenimiento menos costoso y una mezcla homogénea que se distribuye mejor por los cilindros, produciendo una combustión más limpia y completa.

Entre las ventajas económicas se encuentran también las de carácter fiscal, ya que el impuesto exigido es menor que en los vehículos de gasolina y gasoil.