La Oficina de Participación Hidrológica cuenta su experiencia en el VI congreso Ibérico de gestión del Agua

Actualizado 08/12/2008 21:08:43 CET

SANTANDER, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Oficina de Participación Hidrológica de Cantabria (OPHIC) participó en el VI Congreso Ibérico sobre gestión y planificación del agua, que se desarrolló del 4 al 7 de diciembre en el Palacio de Congresos "Europa" de Vitoria.

En el simposio, de ámbito ibérico, se reunieron alrededor de 400 expertos de España y Portugal que debatieron sobre la planificación sostenible de los recursos hídricos y su gestión.

Para ello, se contó con las aportaciones de especialistas en diferentes disciplinas relacionadas con la gestión de aguas, además de representantes de los colectivos de usuarios, empresas, administraciones y organizaciones sociales.

La reflexión sobre la necesidad de avanzar hacia nuevas formas de concebir y gestionar el agua ha constituido el núcleo central de los cinco congresos celebrados desde 1998 por la Fundación Nueva Cultura del Agua.

En esta ocasión, la edición celebrada en Vitoria ha coincidido en el tiempo con el proceso de elaboración de los nuevos planes de gestión de cuenca que deben estar regidos por los principios de la Directiva Marco del Agua, por lo que los debates se han centrado en tres aspectos fundamentales como son el análisis crítico de la situación actual, la proyección hacia el futuro de los planes de gestión de cuenca, y la necesidad de la participación activa de la ciudadanía.

La intensa actividad de la OPHIC comenzó a desarrollarse en 2006, cuando la Consejería de Medio Ambiente, a través del CIMA, decidió habilitar un canal pionero para que todos los cántabros pudieran participar en las decisiones relacionadas con la gestión del agua. Se aprovechaba así el contexto de la implantación de la Directiva Marco del Agua en Cantabria para ir más allá y "sacar la administración a la calle".

Desde entonces, la OPHIC ha desarrollado amplios procesos participativos en las cuencas del Ebro, Pas-Pisueña, Saja-Besaya, Miera, Campiazo, Escudo y ríos internos occidentales, y ríos internos de Castro Urdiales; y en las más de 50 reuniones y actividades realizadas en localidades de las cuencas afectadas han participado ya más de 2.000 personas.

Los frutos de esta experiencia no han pasado desapercibidos más allá de nuestras fronteras, y es frecuente la presencia de la OPHIC en foros y congresos nacionales e incluso internacionales.

En el Congreso celebrado recientemente en Vitoria, la OPHIC presentó la comunicación "De los despachos al territorio: la experiencia de la Oficina de Participación Hidrológica de Cantabria", y participó en el taller sobre "El papel de las redes ciudadanas y movimientos sociales en la gestión del agua", en el que también participaron representantes de distintas experiencias ibéricas de participación ciudadana.

La experiencia cántabra destacó tanto por la intensidad de los procesos participativos desarrollados y la calidad de la metodología y materiales utilizados, como por el alcance social de los trabajos, que alcanzan su máxima expresión en los Foros del Agua abiertos a la ciudadanía, organizados por el CIMA en colaboración con las entidades locales que implantan la Agenda 21 Local y forman parte de la Red Local de Sostenibilidad de Cantabria.

Otro aspecto destacado fue el amplio respaldo político del departamento que dirige Francisco Martín a las actividades de la OPHIC, desde el convencimiento de que la planificación participada con la sociedad es más eficaz, transparente y democrática.

En el Congreso también tuvo presencia el Proyecto Ríos Cantabria, programa de voluntariado ambiental en favor de los ríos cántabros, que al igual que la OPHIC es coordinado desde el CIMA.

Esta iniciativa, que engloba a más de 800 voluntarios activos en todas las cuencas de la región, también forma parte de la Red Proyecto Ríos, experiencia igualmente presentada en Vitoria y de la que forman parte otros proyectos similares que se desarrollan su actividad en comunidades como Cantabria, Cataluña, Galicia, Madrid, o Valencia; con la intención de unir voluntarios y ríos.