El diseñador gráfico Emilio Gil cree que las nuevas tecnologías han hecho "perder reflexión"

Emilio Gil, diseñador
EUROPA PRESS
Actualizado 20/08/2015 13:21:09 CET

SANTANDER, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El diseñador gráfico y fundador de una de las empresas españolas pioneras en diseño y comunicación --Tau Diseño--, Emilio Gil, ha lamentado esta semana en Santander que las nuevas tecnologías han hecho "perder reflexión sobre el diseño" al dejar de usarse métodos manuales porque "los tiempos más lentos propician la reflexión sobre lo que uno están diseñando, aunque sólo sea porque requieren más tiempo".

Gil ha incidido en que el mayor tiempo necesario para el diseño manual supone que el diseñador piensa sobre si su solución "es la mejor para lo que está proponiendo". Así lo ha señalado en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de su presencia esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) impartiendo el 'Taller de diseño con las manos'.

Según ha explicado Gil, el taller --que "no es exclusivamente sobre el collage"-- pretende poner a los alumnos en la tesitura de volver a la situación en la que se diseñaba antes de la utilización del ordenador como herramienta de trabajo, pero no "por nostalgia, sino porque en el proceso de diseño hay una secuencia en la que todas las circunstancias que ayudan a la reflexión son mejores" si se usan las manos.

De esta manera, ha asegurado que volver a trabajar con las manos "facilita profundizar en los problemas" que aparecen durante el diseño, "entender qué es lo que se quiere explicar y qué es lo que se quiere transmitir". "Enseñar con las manos, por decirlo con este título tan provocador, propicia esa reflexión sobre lo que se está pensando y proponiendo", ha añadido.

Igualmente, ha concretado que con las nuevas tecnologías "se pierde la intervención humana de la mano sobre el resultado, que a veces tiene unos matices que el ordenador pierde, precisamente por su perfección", ya que, según ha detallado, "no es lo mismo un final perfectamente delineado en una línea recta que un final en el que hay una imperfección buscada".

En este sentido, Gil ha destacado que esta "imperfección" transmite, en su opinión, "mayor humanidad" y que "seguramente se asocia más con los temas culturales y con lo que conllevan, y se alejan más de lo estándar".

No obstante, ha comentado que las nuevas tecnologías han conseguido que se "gane en rapidez y pulcritud", así como en "la posibilidad de consultar imágenes prácticamente de forma infinita o en la recreación de unas imágenes existentes según el estilo que le quiera dar el diseñador".

Además de concretar que las herramientas de un diseñador son la tipografía, el color, las imágenes, las texturas o los materiales, ha resaltado que "cuando se vuelve a lo manual, a lo dibujado, se empiezan a descubrir cosas que el ordenador, por su rapidez y su capacidad de producción, no nos permite reflexionar lo suficiente".

"LA MEZCLA DE LENGUAJES Y TRATAMIENTOS ENRIQUECE EL RESULTADO"

En este sentido, ha remarcado las diferencias entre escribir una palabra e imprimirla con un ordenador con los matices del grosor entre los distintos trazos, "se entiende la morfología" de las letras cuando se escribe a mano, lo que en su opinión, en el mundo del diseño gráfico, sirve "para algo tan sutil" como que la composición de los bloque de texto "no esté gobernada por unas leyes frías de códigos informáticos, sino por el cuidado con el que el diseñador espacia las letras y estudia la separación entre ellas".

De esta forma, ha resaltado que el diseño "al final es un tema de matices y de cuidados y a veces las herramientas --digitales-- hacen que no se puedan cuidar especialmente ese tipo de cosas".

Por este motivo, para volver a la "esencia" del diseño, está usando el collage como uno de los métodos, pero no el único, porque está "mezclando diferentes tipologías dibujadas con recortadas, diferentes texturas y rasgados, o cortes perfectamente nítidos hechos con un cúter". "Toda esa mezcla de lenguajes y de tratamientos enriquece el resultado final y eso es lo que estamos buscando", ha añadido.

EL COLLAGE "TIENE INTERÉS Y SE HA IDO ABANDONANDO"

Gil, que ha asegurado que el paso de lo analógico a lo digital, "abandonando el papel impreso", es el "mayor reto" al que se enfrenta Tau Diseño en la actualidad para hacer frente a las peticiones de sus clientes, también ha destacado que el collage "tiene interés y se ha ido abandonando", lo que "no quiere decir" que el collage "sea la única solución ni la mejor".

Además, ha incidido en que el collage es actualmente "una técnica artística casi residual, pero también hay grandes especialistas en collage" e "incluso en España hay una especie de renacer del interés" por esta técnica. De este modo, ha asegurado que algunos de los diseñadores "más modernos", como el Premio Nacional de Diseño 2002, Isidro Ferrer, "están trabajando con estas técnicas de lo manual".

Sin embargo, ha lamentado que echa en falta "aportaciones de vanguardia, que aporten novedades al mundo de la comunicación gráfica". "Ahí creo que tenemos un déficit, no hemos sido nunca protagonistas de la película, sino secundarios muy buenos", ha considerado.

Asimismo, Gil ha comentado que el objetivo del diseño "es cumplir con una serie de objetivos, transmitir información, solucionar problemas de comunicación entre los ciudadanos y las administraciones o entre las administraciones y los ciudadanos, no es hacer cosas bonitas". A este respecto, se ha referido a los planos de metro, que son un documento "que mide menos que un DIN-A4 y que resuelve la vida a cientos de miles de ciudadanos".

Por ello, ha indicado que hay casos en los que el collage o las técnicas manuales de diseño "no son las más adecuadas, pero gracias a que estamos aquí haciendo un paréntesis, investigamos sobre lo que se está descuidando para luego elegir cuál es la mejor herramienta" para cada caso concreto.