9 de abril de 2020
 
Actualizado 03/03/2008 8:57:39 +00:00 CET

Innova.- La empresa cántabra Servimaps participa en un proyecto sobre transporte inteligente de mercancías

SANTANDER, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La empresa cántabra Servimaps participa, junto a otras empresas en el proyecto TIMI (Transporte Inteligente de Mercancías Intermodal), liderado por Atos Origin y del que forman parte nombres como Acciona Transmediterránea, Fagor Electrónica o Ibermática, entre otros.

Este proyecto consiste en analizar las necesidades del transporte intermodal de mercancías para poder desarrollar, en base a ese estudio, nuevas tecnologías y métodos de trabajo que contribuyen a que este tipo de transporte sea más rápido.

De esta forma, se conseguirán objetivos como el incremento de la eficacia y la calidad, el aprovechamiento de los recursos existentes, la potenciación de los medios de transporte alternativos a la carretera o la incorporación de criterios sostenibles, entre otros beneficios.

Servimaps es una empresa con sede en la localidad de Cabezón de la Sal, que centra su actividad en la elaboración de soluciones informáticas basadas en las nuevas tecnológicas y orientadas especialmente a sistemas de información geográfica, denominados GIS.

El consorcio que integra este proyecto, en el que también se incluye a ETRA I+D, Infoport Valencia, Ingelectric, Instituto Ibermática de Innovación, TB-Solutions e Ingelectric, ha planificado ya un escenario futuro del transporte intermodal.

En él, se trabajaría sobre una red compuesta de infraestructuras nodales (como puertos o estaciones de tren) y lineales (como carreteras o autopistas del mar), caracterizados por una visión integral y por favorecer la conexión entre unos y otros sistemas.

Los principales nodos serán los puertos, a los que llegarán los buques con mayor capacidad de carga y en los que los avances tecnológicos potenciarán las actividades de carga y descarga.

El consorcio sostiene que será necesaria una planificación coordinada de los centros de intercambio modal, y que ésta requerirá la participación tanto del capital público como el privado, por lo que reclaman una "política racional" para definir el "mapa logístico nacional del futuro".

También destacan que se definirá un sistema de información que cubra las necesidades de todos los agentes implicados, de cuya cooperación surgirá la configuración de unas normas de seguridad comunes a lo largo de todo el proceso de transporte y suministro.