Actualizado 13/04/2007 16:30 CET

Innova.- La UC y Sadisa diseñarán el primer centro cántabro de recogida y procesado de residuos de la construcción

El proyecto de I+D que desarrollarán los próximos 3 años permitirá estudiar la reutilización de materiales como el hormigón o el asfalto

SANTANDER, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Cantabria (UC) y el grupo empresarial Sadisa colaborarán en la ejecución del proyecto de I+D denominado 'Plan Integral para el Control de Residuos en Obras de Construcción', una iniciativa pionera que durante los próximos tres años tendrá como objetivo el diseño "óptimo" y la puesta en marcha del primer Centro de Recogida y Procesamiento de Residuos de Construcción y Demolición (planta de RCD's) con el que contará la comunidad cántabra.

Así lo han explicado hoy, tras la firma del convenio que regula la colaboración, el rector de la UC, Federico Gutiérrez-Solana, el vicepresidente de Sadisa, Santiago Díaz Zabala, y el catedrático Francisco Ballester, coordinador del proyecto.

Con un presupuesto previsto de 328.440 euros aportados por Sadisa, el plan será desarrollado por el Grupo de Investigación de Tecnología de la Construcción (GITECO), adscrito al Departamento de Transportes y Tecnología de Proyectos y Procesos de la UC y encabezado por Francisco Ballester y por el profesor Daniel Castro.

Junto a ellos trabajarán otros dos grupos de I+D de la Universidad: el Laboratorio de Ciencia e Ingeniería de Materiales (LADICIM), bajo la coordinación de Juan Antonio Polanco, y un equipo del Área de Caminos y Aeropuertos dirigido por Miguel Ángel Calzada.

ESTUDIO DE EVALUACIÓN

El primer paso consistirá en realizar un estudio para evaluar las cantidades y tipos de Residuos de Construcción y Demolición (RCD's) que el sector genera en Cantabria. Este trabajo constituirá la herramienta principal para la creación de un 'Modelo de predicción de los residuos generados en las obras', que permitirá conocer las necesidades que deberá satisfacer el Centro de RCD's.

La siguiente etapa del proyecto consistirá en el diseño propiamente dicho de la planta, para lo cual se tomarán como ejemplos otras similares que existen dentro del territorio nacional y fuera de nuestras fronteras. En esta fase se evaluarán, entre otros factores, el emplazamiento idóneo o los equipos necesarios.

El 'Plan Integral para el Control de Residuos en Obras de Construcción' presenta "claros" beneficios medioambientales: por un lado, al favorecer la gestión de los vertederos, se disminuirá el flujo de residuos de obras de construcción hacia los mismos. Por otro, la reducción del gasto en materias primas tendrá como principal consecuencia la preservación de los recursos naturales y la sostenibilidad.

Con la consecución de este proyecto de I+D, tanto el grupo empresarial Sadisa como la Universidad de Cantabria se ponen a la vanguardia de una línea de gestión de los residuos que constituye el futuro del sector de la construcción.

"Aunque todavía no son rentables desde el punto de vista económico, este tipo de centros se van implantando cada vez más en otras zonas de España y en el extranjero, ya que la legislación apoya a los proyectos que promueven la separación y reciclaje de los residuos", explicó Francisco Ballester. Todos los grupos de I+D+i que van a colaborar en el plan tienen experiencia en el campo de la reutilización de materiales usados y ya han realizado otros proyectos de este tipo.

El desarrollo de la acción conjunta presentada hoy se enmarca además en los objetivos del Plan de Residuos de Cantabria, aprobado en octubre de 2006 y que prevé la elaboración de diversos planes sectoriales, entre ellos el correpondiente al sector industrial, de la construcción y de la minería de Cantabria.