Afectados por las sentencias de derribo piden "soluciones definitivas" y creen que "ya no es el tiempo de las palabras"

Actualizado 16/03/2008 13:56:49 CET

La Asociación de Maltratados por la Administración pide a ARCA que tenga "sensibilidad" y se incorpore a un acuerdo de moratoria

SANTANDER, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los afectados por las sentencias de derribo pidieron hoy "soluciones definitivas" y aseguraron que "ya no es el tiempo de las palabras", debido a que han comenzado a licitarse distintos concursos para ejecutar derribos en urbanizaciones ilegales.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación de Maltratados por la Administración (AMA) pidió a ARCA que tenga "sensibilidad" y se incorpore a un acuerdo entre las partes que incluya una "moratoria" mientras se buscan alternativas, de la misma forma que sucedió con la depuradora de la Vuelta Ostrera.

Vilela realizó estas manifestaciones tras la finalización de los distintos actos de protesta que AMA ha desarrollado este fin de semana, y que han incluido contactos con los alcaldes de los municipios de Arnuero y Argoños, José Manuel Igual y Juan José Barruetabeña, respectivamente.

Así, según AMA, el regidor de Arnuero les expuso la alternativa de utilizar aprovechamientos urbanísticos en el municipio como forma de buscar compensaciones a las situaciones de algunos de los afectados, así como la cesión de suelo a la Administración para que se construyan viviendas que se entregarían a los damnificados.

Por su parte, el alcalde de Argoños les explicó que en el PGOU de esta localidad se incluyen soluciones para algunas de las viviendas, a la vez que también enfatizó que considera "prioritario" para el municipio una "solución global" al problema de las urbanizaciones afectadas por sentencia de demolición.

ACTOS DE PROTESTA.

Los actos de protesta se iniciaron ayer en Arnuero, con una concentración, a la que siguió una manifestación por el Camino de la Portilla, en el que se encuentran cuatro urbanizaciones de viviendas cuyas demoliciones se encuentran en proceso de licitación.

Posteriormente, se desplazaron hasta el municipio de Argoños, donde se proyectó un vídeo en el que se denunciaba su situación y se recordaba a los damnificados fallecidos durante los años, para a continuación, iniciar un encierro en el Ayuntamiento en el que participaron un centenar de personas.

El encierro finalizó hoy con un acto simbólico en el que los afectados se concentraron ante el Ayuntamiento portando un candado con su nombre o fotografía, como forma de denunciar la "pena" que cumplen a pesar de que los condenados por la ilegalidad de las urbanizaciones son los Ayuntamientos y el Gobierno regional.