AMPL.- El TSJM anula la autorización para ampliar la subestación de Soto de Ribera porque no hubo evaluación ambiental

Actualizado 04/09/2008 21:45:01 CET

El Ayuntamiento de Penagos espera que sirva de jurisprudencia para anular también la ampliación de la subestación de Quintana

SANTANDER, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado la resolución del Ministerio de Industria por la que se autorizó a Red Eléctrica de España (REE) en el año 2002 la ampliación y modificación de la subestación de 400 KV de la localidad asturiana de Soto de Ribera, dentro de la línea de alta tensión Soto-Penagos-Güeñes. Según el tribunal, el proyecto debería haberse sometido antes a la correspondiente evaluación ambiental y, a falta de ella, anula la autorización.

Así lo ha acordado la sección sexta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del tribunal madrileño, la misma que hace unos meses anuló también el proyecto de ejecución de la línea de alta tensión Soto de Ribera-Penagos y ordenó que se emita estudio de impacto ambiental como paso previo para poder aprobar el proyecto.

La nueva resolución judicial, fechada el pasado 13 de junio, acaba de ser notificada al Ayuntamiento de Penagos, que había recurrido la autorización de ampliación de la subestación de Soto de Ribera, junto con la de otra subestación eléctrica en Herrera de Pisuerga (Palencia) alegando en ambos casos la falta de evaluación ambiental previa.

El Consistorio sustentaba su recurso en la directiva europea 1997/11/CEE, que determina que todo proyecto que implique la construcción de una línea eléctrica con tensión superior a 220 KV y longitud superior a 15 kilómetros requiere evaluación de impacto ambiental, "no sólo cuando se trate de una nueva construcción", sino también en los supuestos de ampliación de la línea a dicha potencia.

En efecto, en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, se explica que dicha directiva incluye este tipo de instalaciones en el listado de las que deben someterse a evaluación ambiental y, en el caso de la subestación de Soto de Ribera, el proyecto autorizado por el Ministerio implica la ampliación y adecuación del parque para funcionar a 400 KV y enlazar con la red de alta tensión correspondiente entre la localidad asturiana y la cántabra de Penagos.

Para la Sala de lo Contencioso, a la vista de la directiva europea y de sentencias previas sobre esta misma línea de alta tensión dictadas ya por el Tribunal Supremo, "resulta evidente que se hace necesario el análisis del impacto" ambiental para que sus conclusiones sean tenidas en cuenta a la hora de autorizar el proyecto y, al no contar con esa evaluación, se debe anular la autorización para la ampliación.

LEGITIMIDAD PARA RECURRIR

En su fallo, contra el cual cabe recurso de casación, el TSJM incide en que la finalidad de la ampliación de la subestación es la conexión con la red Soto-Penagos, y éste es precisamente el elemento que tiene en cuenta para tomar en consideración el recurso del Ayuntamiento cántabro, al considerar que es uno de los afectados por la ampliación de la subestación y con legitimidad por tanto para recurrirla.

En cambio, sucede lo contrario con la resolución sobre la subestación de Herreran de Pisuerga y, en ese caso, el TSJM no admite el recurso del Ayuntamiento de Penagos porque no le considera afectado por dicha subestación. Para la sala, el hecho de que la subestación palentina se integre dentro del entramado total de REE --que es también la promotora de la línea Soto-Peagos-- no legitima a cualquier ayuntamiento para recurrirlo.

UN "TERREMOTO" EN LOS PROYECTOS DE REE

El Ayuntamiento de Penagos opinó hoy que esta sentencia supone "un terremoto más" para los proyectos de Red Eléctrica de construcción de las líneas Soto de Ribera-Penagos y Penagos-Gueñes, así como las ampliaciones de las subestaciones de Soto y Penagos. Además, confía en que la resolución sirva de jurisprudencia para que también sean atendidos los diferentes recursos que están pendientes de resolver en relación a la ampliación de la subestación de Quintana y la línea Soto-Penagos.

Según subrayó el Consistorio en un comunicado, "una vez más son los tribunales" los que le dan la razón, frente a las administraciones que "ceden a los proyectos arbitrarios de las compañías eléctricas" y "no tienen en cuenta a la población y el medio ambiente".

En este sentido, aseguró que el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, "deberá responder en los próximos días cómo es posible que públicamente dé su apoyo a estas líneas, cuando los tribunales están reiteradamente sentenciando como ilegales sus tramitaciones".

Además, reclamó al Gobierno de Cantabria que "asuma sus competencias en la ordenación del territorio y obligue a los operadores de servicios e infraestructuras a proyectar corredores alejados de los núcleos habitados y que minimicen el impacto ambiental". Sin embargo, el Ayuntamiento se "teme que el Gobierno de Cantabria y algunos medios, vuelvan a acusarle de querer retrasar el desarrollo" de la Comunidad Autónoma.

Lo que ocurre, a su juicio, es que "se quieren ocultar las verdaderas razones que interesan en estos proyectos", que no son las de suministrar energía a Cantabria, sino que se trata de "líneas de transporte transeuropeo", en las que la región "una vez más sirve de eje" entre Asturias --a la que considera "la verdadera beneficiada" porque necesita "sacar sus excedentes energéticos"-- y el País Vasco y Francia.

Por último, el Ayuntamiento de Penagos reiteró su petición para que no se amplíe la subestación de Quintana, situada en el centro del Valle de Penagos, "a un kilómetro del parque de Cabárceno y rodeada de núcleos habitados", y para que se paralice la construcción de las nuevas líneas eléctricas. Según recordó el Consistorio, "Penagos lleva batallando contra la construcción de nuevas líneas eléctricas y la ampliación de subestación de Quintana desde el año 1991".