21 de febrero de 2020
 

Detenido un camerunés que pagaba cien euros mensuales por usar el nombre de un ciudadano nigeriano

Actualizado 13/04/2007 14:17:39 CET

Con orden de expulsión desde 2005, el detenido trabajaba en la construcción y estaba dado de alta con la identidad de otra persona

SANTANDER, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Efectivos de la Jefatura Superior de Cantabria detuvieron en la mañana del pasado miércoles, día 11, a un ciudadano camerunés: Nicol B, de 30 años de edad, como presunto autor de un delito de falsificación de documentos y otro de usurpación de estado civil, tras ocuparle documentación a nombre de un nigeriano con la que intentó comprar un ordenador en una gran superficie comercial.

Haciéndose pasar por esa persona, el detenido, que tiene orden de expulsión desde el años 2005, está dado de alta en la Seguridad Social, trabaja en la construcción y tiene cartilla bancaria. Nicol B, que ha pasado a disposición judicial, declaró a la Policía que paga cien euros mensuales al ciudadano nigeriano que le presta la documentación que utiliza.

La detención del sospechoso se produjo a las diez de la mañana del pasado día 11 de abril, cuando alertaron al 091 desde una gran superficie comercial, donde un ciudadano de raza negra pretendía comprar un ordenador, financiando la compra con una documentación que parecía falsa.

Una dotación de la Brigada de Seguridad Ciudadana comprobó la presunta falsedad de la fotocopia del NIE a nombre de un nigeriano, y le trasladaron a Jefatura.

Allí, la Policía Científica le identificó como Nicol B. de Camerún, que además tiene orden de expulsión dictada por la Delegación del Gobierno en Melilla. Cuando le registraron a fondo le encontraron otra fotocopia falsa del NIE (Numero de Identificación de Extranjeros), varias nóminas de una empresa de construcción y una cartilla bancaria.

La investigación del Grupo de Crimen Organizado aclaró que el detenido está trabajando desde septiembre del año pasado, cuando se dio de alta en la Seguridad Social con nombre falso.

En la declaración, Nicol confesó que paga cien euros mensuales al nigeriano que le presta su identidad, pagos de los que también han encontrado pruebas los agentes del Cuerpo de Crimen Organizado, que a su vez han dado orden de detención contra la persona que prestó su identidad al detenido.