Los castellano-manchegos se decantan por la tortilla de patata para acompañar a la cerveza


Actualizado 10/08/2008 18:25:27 CET

TOLEDO, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los castellano-manchegos, cuando salen a tomar el aperitivo, se decantan por la cerveza y tortilla de patata. Además lo hacen de forma frecuente, ya que el 88% sale como mínimo una vez al mes y acompañado por amigos principalmente.

Estos son algunos de los resultados del estudio "El aperitivo de los Españoles" que ha realizado Quota Research para Cerveceros de España con el fin de conocer cuáles son los hábitos de los castellano-manchegos a la hora de tomar el aperitivo.

Del estudio se ha podido ratificar la gran tradición de tomar el aperitivo que existe en España y especialmente en Castilla-La Mancha, donde casi el 90% de los encuestados suele tomarlo como mínimo una vez al mes y en verano esta cifra llega hasta el 93%. Prácticamente la mitad de los castellano-manchegos suele hacerlo una ó dos veces por semana, generalmente coincidiendo con el fin de semana; en verano la frecuencia aumenta.

Si bien la cerveza es la bebida favorita a la hora del aperitivo en todas las comunidades autónomas, Castilla-La Mancha es una de las que más la consume, con un 78,5% de menciones sobre el resto de bebidas. En segundo lugar, aunque bastante alejado de la cerveza, se consume vermut (33%), seguidos refrescos, especialmente de cola (31%), vino (25%) y combinados de té (15%).

Durante el aperitivo, la cerveza se acompaña con algo de comer. El aperitivo favorito ha resultado ser la tortilla de patatas (50%); en segundo lugar se encuentran las aceitunas (37%) y en tercero las patatas bravas (35%). A continuación los castellano-manchegos piden boquerones en vinagre (31%), y queso y calamares a la romana, ambas con el mismo porcentaje, (25%).

Estas preferencias que han manifestado los castellano-manchegos coinciden con los hábitos de consumo de los españoles: la cerveza es una bebida de carácter social que se toma acompañada de alimentos y de nuestra gente.

Nos gusta disfrutar del aperitivo de una forma específica, con algo de comer y en un contexto social. Así, el 44% de los castellano-manchegos prefiere disfrutar de este momento con los amigos, el 28,5% con la pareja, y el 23% con la familia. Se observa, de esta forma que nos gusta compartirlo con el entorno familiar.