Cerca de 300 niños participan en las estancias de verano en la Granja Escuela "La Atalaya", organizado por CCM


Actualizado 14/08/2008 20:51:54 CET

ALBACETE, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

Caja Castilla-La Mancha (CCM) organiza las estancias de verano en la Granja Escuela "La Atalaya", en la provincia de Albacete, con el objetivo de acercar la naturaleza a los más pequeños y educarles en el cuidado del medio ambiente. En esta edición han participado cerca de trescientos niños con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años que han pasado temporadas de siete días en esta granja escuela albaceteña durante los meses de junio, julio y agosto.

En nota de prensa, CCM explicó que se trata de una actividad incluida en el programa "Vacaciones con CCM" y que lleva más de diez años realizándose en diversos entornos naturales dentro de Castilla-La Mancha.

La Granja Escuela "La Atalaya", situada junto a la localidad de Alcaraz, en Albacete, brinda a estos pequeños un entorno ideal para disfrutar del campo y la naturaleza. A través de talleres, impartidos por monitores especializados, pueden aprender a hacer pan, realizar objetos de mimbre, arcilla, sales aromáticas, manualidades o a reciclar papel y cartón.

Además conocen y aprenden a cuidar a los numerosos animales que habitan en esta granja escuela: perros, vacas, burros, pavos, cerdos, gallinas, ovejas y hasta un poni. Todo, en un entorno de gran valor natural, ya que el centro se haya situado a los pies de la Sierra de Alcaraz, lo que les permite también conocer lugares como el nacimiento del río Mundo.

El objetivo, según la directora de "La Atalaya", Julia García, es "que los niños aprendan mediante el juego cómo era la vida antigua del campo de dónde vienen los alimentos, cómo se transforman, qué nos dan y qué tenemos que dar a los animales y que exista una convivencia entre todos los participantes".

Las instalaciones de la granja escuela están provistas de piscina y zonas de recreo donde los niños también pueden practicar deportes o disfrutar de numerosas actividades lúdicas que proponen los monitores como juegos populares, canciones, bailes o teatro de títeres entre otras muchas.

La Obra Social de Caja Castilla-La Mancha tiene como finalidad ofrecerles unas vacaciones diferentes y adaptadas a su edad, donde la diversión se una al aprendizaje y el cuidado del medio ambiente y donde descubrir un nuevo entorno natural del que durante el año no pueden disfrutar en muchas ocasiones desde sus pueblos y ciudades de origen.