De Cospedal (PP) afirma que si se puede "echar a los socialistas" con la fuerza de la democracia y de los votos


Actualizado 22/11/2008 21:06:10 CET

CIUDAD REAL, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

La presidenta regional del PP y secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, afirmó hoy que se si puede decir que se puede "echar a los socialistas" de los gobiernos de Castilla-La Mancha y España con la fuerza de la democracia y de los votos.

Durante su intervención el XII Congreso Provincial del PP de Ciudad Real, respondió así al secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, José Manuel Caballero, quien hoy criticó estas palabras pronunciadas ayer por De Cospedal en el Congreso del PP de Guadalajara.

La dirigente 'popular' aseguró que esto se puede conseguir en las próximas elecciones autonómicas de 2011 y que el proceso congresual que vive el PP en la región este fin de semana es el "momento cero de un nuevo proyecto" para la Comunidad Autónoma.

En su opinión, los socialistas que remarcó llevan gobernando 27 años en la región dicen que las cosas no se pueden hacer de otra manera, aunque en opinión de De Cospedal las cosas si se pueden hacer de otra forma.

Para De Cospedal el PP es gente ambiciosa que quiere que Castilla-La Mancha esté donde se merece, ya que es una región de "primera división" mientras --estimó-- que el PSOE es un partido de "quinta división".

Como en el resto de intervenciones en los congresos provinciales, De Cospedal volvió a criticar las "mentiras y engaños" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del presidente regional José María Barreda, sobre la situación de crisis económica.

Según agregó, en el caso del primero la negó sistemáticamente antes de las pasadas elecciones generales y la ha reconocido a "regañadientes" cuando ya era evidente y las repercusiones se dejaban notar de manera clara.

Asimismo, responsabilizó tanto a Zapatero como a Barreda del aumento del paro en España, un 37 por ciento en un año, como en Castilla-La Mancha, un 41 por ciento en los últimos doce meses.

Finalmente, De Cospedal también criticó la actuación del Gobierno central en la anunciada compra de parte del capital social de Repsol YPF por la rusa Lukoil, diciendo que ningún país de la Unión Europea desearía que una empresa bandera que tiene en sus manos gran parte del suministro del combustible y energía le fuera vendida a un país extranjero.