Debate.- Cospedal presenta un programa de gobierno ante la crisis y pide la congelación del salario de diputados de C-LM


Actualizado 04/09/2008 20:12:09 CET

Insiste en que el PP "nunca" ha cambiado de posición en materia de agua y pide "fuerza y fortaleza" para abordar los problemas actuales

TOLEDO, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La presidenta regional del PP, María Dolores de Cospedal, presentó hoy al jefe del Ejecutivo de Castilla-La Mancha, José María Barreda, un "programa de gobierno para salir de la crisis" con nueve medidas de reducción de impuestos, 50 para salir de la crisis y casi 400 para afrontar de forma urgente la situación actual, al tiempo que le demandó "como gesto de austeridad", la congelación del salario de los diputados de Castilla-La Mancha y sus altos cargos públicos.

Durante su intervención en el Debate sobre el Estado de la Región, De Cospedal, que se comprometió a entregar a Barreda ese programa al término de la sesión, se mostró segura de que lo que esta Comunidad Autónoma necesita es "una solución global, con medidas eficaces y contrastadas, de urgente aplicación y que de verdad puedan suponer una satisfacción inmediata a los problemas de los castellano-manchegos".

"Esta vez con una operación de publicidad o 'marketing' no les va a valer a los ciudadanos de Castilla-La Mancha", espetó la responsable regional del PP, quien en este punto también demandó un compromiso del Ejecutivo con los ayuntamientos, para que se defienda "que no venga menor financiación" como ha dicho el responsable de Economía del Gobierno, Pedro Solbes.

En materia de agua, De Cospedal aseveró que "nunca hemos cambiado de posición y vamos a seguir garantizando el agua para Castilla-La Mancha y los castellano-manchegos", para los agricultores y para todo el mundo, defendiendo el uso racional del agua y su aprovechamiento y el derecho a utilizar el agua que tiene la región siendo cuenca cedente.

Insistió en que el PP no va a renunciar a la defensa del uso del agua por parte de los castellano-manchegos, y a la necesidad de modificar las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura tal y como está configurado actualmente, aunque achacó a la "inexistente política" en la gestión del agua de los gobierno socialistas la situación actual.

SOLIDARIDAD Y JUSTICIA

"No es suficiente, ni siquiera es un poco suficiente, lo que están haciendo ustedes en materia de agua", advirtió María Dolores de Cospedal, quien señaló que el PP ve necesaria una planificación hidrológica nacional --consciente de ello aprobó el PHN, dijo--, y un pacto nacional, siguiendo las premisas de solidaridad interterritorial y justicia, para "que todos los españoles tengamos agua".

En este contexto, adelantó que cuando el PP gobierne elaborará un plan general de actuación para los municipios de Entrepeñas y Buendía, y precisó que el Plan Especial del Alto Guadiana no es suficiente para garantizar la renta de los agricultores ni para que Las Tablas de Daimiel puedan seguir siendo reserva de la Biosfera, cuestionando en qué va a beneficiar el Plan además de para reducir las hectáreas de regadío.

Demandó medidas "eficaces, fuerza y fortaleza a la hora de abordar los problemas y de tomar decisiones que sean las ajustadas", y conseguir "que ese sueño alcanzable de que Castilla-La Mancha supere la crisis mejor que nadie y con el menor número desempleados y dramas posibles sea una realidad". Para ello, añadió, "nos van a tener siempre", el Gobierno y los castellano-manchegos.

En el repaso que la presidenta regional del PP realizó de la situación actual de la región, habló de la Ley de Dependencia y de las personas que aún no han recibido su prestación, exigiendo que el Gobierno haga una aportación estable para la aplicación de esta ley; lamentó que la sanidad sea "un desastre" y demandó un plan de choque contra el fracaso escolar.

Aseveró que tanto las familias como las mujeres "están defraudadas" con este Gobierno, y por ello propuso la puesta en marcha de un plan específico para el fomento del empleo entre el sector femenino; consideró necesario realizar un debate "serio" en materia de inmigración, teniendo presente "que nuestra capacidad de acogida no es ilimitada", y solicitó unos "precios justos" para los agricultores.

CREAR EMPLEO

Apostó por el empleo como la mejor política social "y todo lo que usted puede hacer para que se cree empleo, eso es lo más importante que tiene que hacer", agregó, recordando que cada día en Castilla-La Mancha desde la toma de posesión de Barreda en abril de 2004 un total de 23 personas han perdido su empleo diariamente en la región, algo que justifica, puntualizó, que le llamen "el presidente del paro".

Entre sus propuestas, De Cospedal abogó por bajar los impuestos --y "no para fastidiarle a usted", señaló-- y por eso pidió que se aumente la bonificación del Impuesto de sucesiones y donaciones del 95 al 99 por ciento de exención, y que se aumenten las deducciones en el IRPF por nacimiento o adopción, por familia numerosa y por discapacidad.

También demandó que sea la Junta la que pague el Fondo de Promoción Vitivinícola, ya que así estaría el dinero mejor gastado que "en hacer campañas de publicidad bochornosas sobre lo que han conseguido ustedes con la OCM del vino", y propuso deducciones en el IRPF para compensar las subidas de los productos como los piensos o los fertilizantes que tienen que pagar los agricultores.

CÓDIGO DE URBANIZACIÓN

De Cospedal habló de vivienda y de la subida del precio de la misma casi en 6 puntos más que en el resto de España, y de las obras e infraestructuras de las que habla el Ejecutivo autónomo, que "nunca sabemos cuándo empiezan y cuándo terminan", y propuso la elaboración de un código técnico de urbanización sostenible en Castilla-La Mancha.

Junto a la propuesta de congelar el salario de los diputados regionales --a imagen de la propuesta del PP nacional--, la presidenta regional del PP pidió, asimismo, que "ese despilfarro que es el Ente Público de RTVCM" dedique parte de su presupuesto a financiar políticas públicas de empleo.

Finalmente, María Dolores de Cospedal mostró su compromiso para acabar con el terrorismo derrotando a ETA "con el único límite de la Ley" y sin negociar con los terroristas, y demandó a José María Barreda que "presione lo que pueda" para que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "cumpla con la palabra que le dio a Rajoy y de verdad tenga como fin último la lucha contra el terrorismo".