Page cree que el "talante" de Sánchez con Cataluña le legitimaría para aplicar un 155 "más duro"

Emiliano García-Page
JCCM
Actualizado 19/09/2018 11:01:14 CET

Coloca a Cataluña como principal problema para resolver la financiación autonómica y propone 5 recetas para aplacar el desafío

TOLEDO, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que el "talante" que a su juicio demuestra el Gobierno de Pedro Sánchez con el desafío soberanista en Cataluña le legitimaría "incluso, si es necesario, para aplicar una mayor fortaleza a la hora de responder al independentismo" si fuera necesario en día de mañana. "Ojalá no sea necesario un nuevo 155, pero tengo claro que si se necesita se va a aplicar. Y va a ser más duro, y desde luego mucho más largo".

Así lo ha afirmado durante un desayuno informativo organizado en Toledo por el diario La Tribuna, donde ha avisado al presidente catalán, Quim Torra, "tiene que aceptar la Constitución como camino para hablar de lo que haya hablar", ya que "no se puede aceptar ningún chantaje" de su parte.

Ha considerado que "mucha gente medirá al Gobierno por su fortaleza", y si bien ha dejado claro que no quiere hablar en nombre del Ejecutivo de Pedro Sánchez, ha insistido en que esas "buenas formas y mejor talante" desde Moncloa "legitima" cualquier respuesta a futuro.

Esa supuesta aplicación del artículo 155 en caso necesario deberá hacerse, en todo caso, "con consenso general y desde la seguridad en los argumentos".

En este punto ha hecho una referencia velada a la propuesta de Pedro Sánchez de eliminar aforamientos vía reforma constitucional, ante lo que ha dicho que España "no está en condiciones de plantear ningún tipo de referéndum", ya que "es evidente" que el independentismo lo utilizaría "para pervertir la llamada y convertirla en otra cosa".

"Si se llama a referéndum al conjunto del pueblo español, el independentismo dirá que no se puede avalar la Constitución ni siquiera para cambiarla", ha señalado.

CINCO RECETAS

Emiliano García-Page ha propuesto en este sentido un total de cinco líneas de actuación para afrontar el desafío independentista. En primer lugar, "no salir a buscar más problemas para resolver un problema anterior". "Parece sencillo, pero hay que proponérselo todos los días".

Ha pedido igualmente "no dar cobertura al independentismo", tras lo que ha avisado al Gobierno catalán que "no confunda la cordialidad y la normalidad constitucional con un aval para poder volver por sus fueros".

También sugiere "un gran acuerdo nacional para que los nacionalismos no bloqueen el funcionamiento del Estado", tras lo que ha recordado que en el pasado "PP o PSOE podían al menos llamar a CIU y mal que bien se entendían, normalmente tirando de bolsillo".

Completa su quinteto de soluciones el "no improvisar decisiones hasta que no haya una mayoría sólida en el conjunto del Estado"; y por último que las comunidades autónomas "formen parte de la solución y no quedarse en meros espectadores privilegiados".

CATALUÑA, EL PROBLEMA DEL DEBATE SOBRE LA FINANCIACIÓN

El presidente castellano-manchego ha asegurado que el principal problema para poder abordar el debate de una nueva financiación autonómica en España es Cataluña. "No nos engañemos. No se aborda por el hecho de que obliga a sentarse en la misma mesa a Cataluña y no quiere sentarse".

Así, opina que ninguna de las dos soluciones posibles es fácil. "Si pactamos todas las autonomías un modelo y se impone a Cataluña, malo. Si nos lo aplicamos facilitando una relación bilateral de Cataluña que se asemeje al cupo vasco, peor".

El líder del Ejecutivo autonómico ha adelantado que en todo caso propondrá al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, un "modelo objetivado" de financiación en el marco de la reunión prevista entre ambos dirigentes el próximo mes de octubre.

En lo que toca a Castilla-La Mancha, ha asegurado que no va a aumentar la presión fiscal para conseguir más recaudación mientras no se resuelva la financiación autonómica, tal y como prometió a los agentes sociales de la región.

"Sería inmoral que, no resolviendo el problema de fondo como es mejorar la financiación para las autonomías, conseguir lo que no nos dan de un lado rascando por el otro. Eso no va a pasar aquí", ha afirmado.

Emiliano García-Page ha recordado al Gobierno nacional que "no está sólo en la defensa del marco constitucional" frente al "tira y afloja" del independentismo catalán y el nacionalismo vasco y ha reivindicado "la parte institucional" de las comunidades autónomas.

También ha recordado que los Gobiernos regionales no son únicamente garantes de que no se "mercadee" con los derechos de sus ciudadanos, sino que tienen también un papel a la hora de "ayudar a las instituciones del Estado a que quede claro que el mapa del 78 es multilateral".

El presidente castellano-manchego ha recordado que las competencias gestionadas por las autonomías "no son menores", algo por lo que, ha considerado, estas "tienen que opinar en el contexto nacional".

En este sentido, ha recordado que los presidentes de Aragón, Galicia, Asturias, Castilla y León y La Rioja, con los que se reunió el pasado 10 de septiembre, comparten "el mismo criterio" a este respecto.

Contador