S.Santa.- Cañizares invita a los fieles a revivir el misterio de la "pasión, muerte y resurrección" de Jesucristo


Actualizado 16/03/2008 13:43:02 CET

TOLEDO, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Antonio Cañizares Llovera, con motivo del comienzo de la Semana Santa, semana central de todo el año litúrgico, invitó a los fieles a revivir el "misterio de la pasión, muerte y resurrección del Señor", con la ayuda de las celebraciones litúrgicas.

Cañizares ofició hoy, Domingo de Ramos, la solemne bendición de palmas y ramos, que da inicio a los cultos litúrgicos de la Semana Santa. A la procesión, que partió de la puerta del Reloj de la Catedral de Toledo para llegar de nuevo al templo por la puerta Llana, asistió la Corporación municipal y representantes del mundo militar, político, y de la Junta de Cofradías y Hermandades.

El cardenal ofició la misa estacional, donde afirmó que la Semana Santa "son días que deben ayudarnos a adherirnos a Jesucristo" y manifestó que "comenzamos estos días santos con la entrada de Jesús en Jerusalén sobre un borriquillo, signo de sencillez y paz. Jesús es proclamado mesías, salvador, rey y señor. Jesús es reconocido por el pueblo y es asediado".

Durante la homilía, el cardenal arzobispo de Toledo reconoció que "unos aclamaremos a Jesús porque reconocemos que en él esta la vida y el amor, y otros, sin embargo, lo rechazarán, lo están rechazando, y se oponen a él con todas sus fuerzas" y aseguró que en Jesús está la salvación, y "la salvación fuera de él no existe".

"Si tenemos una mirada limpia veremos a Dios, y nuestra vida se llenará de jubilo. El hijo único, muy amado, aceptó sobre sus hombros los trabajos de la salvación, cargó con el peso de los pecados de las multitudes. Carga con la cruz y cae Jesús bajo ese peso terrible", prosiguió diciendo.

Recalcó que Dios "nos amó hasta el límite insospechado, nos amó hasta el extremo, amó a la Iglesia y se entregó por ella". En ese amor de Jesucristo, dijo Antonio Cañizares, "descubrimos el amor por el hombre". Por otro lado, comentó que "sería necesario que nuestras imágenes no ocultasen al que sufre la pasión".

Finalmente, recordó que "los fieles no abandonaron al hijo de Dios escondido" y animó a los fieles a "estar junto a los crucificados, no huir de los apestados y tirados, ayudando, sufriendo, y animando". "Que Dios nos conceda vivir la Semana Santa y todo el año", concluyó el cardenal Primado.