Condenado a 13 meses de cárcel por maltratar a 40 perros en una nave de Zamora

Publicado 26/11/2019 11:15:14CET
Imagen de dos de los perros facilitada por la Guardia Civil
Imagen de dos de los perros facilitada por la Guardia Civil - GUARDIA CIVIL

ZAMORA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un hombre cuya identidad responde a las iniciales J.G.M. ha sido condenado a trece meses de cárcel y a indemnizar con 3.000 euros a la protectora animal Scooby por maltratar a 40 perros en una nave situada en San Pedro de la Nave-Almendra (Zamora).

La sentencia, emitida por el Juzgado de lo Penal de Zamora, también incluye la inhabilitación del derecho del sufragio pasivo del condenado, y la prohibición del ejercicio de cualquier profesión, oficio o comercio que tenga relación con la tenencia de animales durante los próximos cuatro años.

Los hechos se remontan al año 2016, cuando el ahora condenado trasladó a una nave ganadera en ruinas situada en San Pedro de la Nave-Almendra al menos a 40 perros a los que usaba ilegalmente como realas y a los que mantuvo encerrados sin condiciones higiénico-sanitarias de alimento ni de agua, por lo que puso en riesgo la integridad de los canes.

Según los hechos probados, las instalaciones se encontraban en estado precario y de total ruina, y no eran aptas para uso alguno. El techo se hallaba desplomado sobre el suelo y entre sus escombros vivían los canes sin suministro de agua corriente ni luz. Además, el espacio estaba lleno de maderas, hierros, excrementos, deshechos, residuos y basura sobre los que deambulaban y malvivían los animales.

La Guardia Civil descubrió la situación en la que vivían los perros en junio del 2018. En la nave, los agentes encontraron 39 perros vivos y uno fallecido que estaba siendo devorado por el resto. Según el informe, los canes se veían sometidos a temperaturas muy altas, estaban deshidratados, desnutridos y repletos de parásitos. Además, en otra zona de la edificación, aparecieron cuatro perros de presa encerrados y cuatro cachorros expuestos al sol, sin agua ni alimento.

Los perros fueron trasladados a las instalaciones de la protectora Scooby, situada en Medina del Campo, donde han vivido hasta la fecha.

Para leer más