Actualizado 05/02/2021 11:49

Mañueco explica en pleno monográfico las medidas adoptadas por la Junta

VALLADOLID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, comparece este viernes, 5 de febrero, en el Pleno de las Cortes para explicar en una sesión monográfica las medidas que ha adoptado el Gobierno regional para intentar frenar el número de contagios por COVID-19 en la Comunidad.

La que será la quinta comparecencia de Fernández Mañueco desde que se inició la pandemia del coronavirus tendrá lugar en un momento en el que Sacyl trabaja ya en la posibilidad de trasladar pacientes a las autonomías vecinas, como Cantabria, País Vasco o Madrid, ante el posible futuro colapso en una situación "de tensión extrema".

De hecho, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha reconocido que este mismo viernes se prevé alcanzar el tope de ocupación en camas hospitalarias mientras que el pico más alto en UCIS tendrá lugar a finales de la próxima semana lo que ha llevado a la Junta a preparar todas las alternativas para afrontar "una semana muy dura", si bien Castilla y León ha registrado una lenta caída en el número de nuevos casos.

En esta ocasión, la comparecencia del jefe del Ejecutivo de produce en la tercera ola del coronavirus --en la jornada del jueves se notificaron 1.533 nuevos casos, 38 fallecidos y 269 altas-- en la que la Junta ha decretado distintas restricciones, como el adelanto del toque de queda a las 20.00 horas, en vigor desde el sábado 16 de enero y pendiente de pronunciamiento por parte del Tribunal Supremo ya que fue recurrido por el Ejecutivo central.

Asimismo, desde el sábado 16 de enero están confinadas perimetralmente las nueve provincias de Castilla y León, que sigue cerrada a su vez al resto de los territorios, y están limitadas a cuatro personas las reuniones en domicilios en ese intento de la Junta de paliar el nivel de contagios.

Esto llevó al vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, de Ciudadanos, a llamar a la "rebelión cívica" de los ciudadanos a los que recomendó autoconfinarse de forma voluntaria con un ruego a salir de casa "sólo lo imprescindible" ante una situación de "extrema, extrema gravedad".

A esas "medidas excepcionales" se unen las "medidas excepcionalísimas" aplicadas desde las 18.00 horas del pasado domingo, 31 de enero, en 53 municipios de las nueve provincias que consisten principalmente en la clausura de las terrazas, de los centros infantiles y juveniles, en la suspensión de la actividad de los museos, archivos y teatros y en el adelanto del cierre de los establecimientos a las 18.00 horas.

Esos 53 municipios, que engloban al 7 por ciento de la población total de Castilla y León, son Arévalo y Sinlabajos, en la provincia de Ávila; Nava de Roa, Huerta del Rey, Santo Domingo de Silos y Condado de Treviño, en la provincia de Burgos, y Santa Coloma de Somoza, Bercianos del Real, Bercianos del Páramo, Santa María de Ordás, Vegaquemada, Quintana y Congosto, Villademor, Villaornate, Turcia, Cimanes de la Vega, Puebla de Lillo, Val de San Lorenzo, Valencia de Don Juan, Urdiales del Páramo, Villaquejida, Laguna de Dalga y Bembibre, en León, la más numerosa en el número de localidades afectadas, con 17 de las 53.

En el caso de la provincia de Palencia afectan a Autilla del Pino, Villaherrero, Tariego de Cerrato, Villaumbrales, Becerril de Campos, Villamuriel de Cerrato y a la capital, y en la de Salamanca a Ituero de Azaba, Sancti-Spiritus, Pedrosillo de los Aires, Ledesma, Encinas de Arriba, Valdecarros, Puente del Congosto, Ciudad-Rodrigo, Santibáñez, Béjar y Guijuelo.

En Segovia y en Soria sólo se ha incluido una localidad en cada caso, San Pedro de Gaillo y Quintana Redonda, respectivamente; en Valladolid a Villagarcía de Campos, Ataquines, Mojados y Matapozuelos y en Zamora a Castrillo de la Guareña, Rabanales, Faramontanos de Tábara, Fresno de la Ribera, Barcial del Barco, El Cubo de Tierra de Vino.

Se da la circunstancia de que el Ayuntamiento del municipio burgalés de Condado de Treviño emitió el lunes un bando rubricado por el alcalde, Enrique Barbadillo, en el que explicaba a sus vecinos que se aplicarán las medidas restrictivas para frenar la pandemia acordadas por el Gobierno el País Vasco, a lo que la Consejería de la Presidencia respondió con una carta para instar al edil a cumplir la ley y adoptar las "medidas excepcionalísimas" decretadas por el Gobierno castellano y leonés.