La 'Historia del Elefante Babar' de Poulenc, narrada por Fernando Palacios e interpretada por la OSCyL, llega al CCMD

Actualizado 09/02/2008 18:30:14 CET

VALLADOLID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La 'Historia del Elefante Babar' del compositor francés Francis Poulenc, narrada por Fernando Palacios e interpretada por la Orquesta Sinfónica de Castilla y León bajo la batuta de Alejandro Posada, llegará los próximos días 12, 13, 14 y 15 de febrero al Auditorio Miguel Delibes de Valladolid.

Enmarcada en los Conciertos Didácticos esta iniciativa, que persigue que los jóvenes relacionen y seleccionen diferentes sonidos en función de sus características tímbricas, intensidad, altura y duración, así como algunos elementos del lenguaje musical (ritmo, velocidad o estructura) en la audición de pequeños fragmentos musicales, se centra en esta ocasión en una obra de Francis Poulenc (1899-1963) y al texto de Jean de Brunhoff.

La plantilla de la OSCyL estará compuesta, para la ocasión, por violines, violas, violonchelos y contrabajos así como arpa, dos oboes y un corno inglés, dos flautas y un flautín, dos clarinetes y un clarinete bajo, dos fagotes y un contrafagot, dos trompas, dos trompetas y un corneta, un trombón tenor, una tuba y timbales, tambor, gran caja, tam tam, pandereta, triángulo, platos, látigo y silbato.

Esta iniciativa, según la información aportada por la Fundación Siglo, tiene como objetivos, además, que los jóvenes reconozcan, memoricen, reproduzcan e improvisen fórmulas rítmicas y melódicas sencillas a través del repertorio seleccionado; que se comuniquen y disfruten a través de la expresión vocal, instrumental y el movimiento, "desarrollando la espontaneidad y la desinhibición"; que conozcan, desarrollen y potencien el cuerpo como instrumento de expresión y comunicación y que experimenten la utilización de instrumentos de pequeña percusión en la realización de acompañamientos instrumentales.

EL AUTOR.

Francis Poulenc (1899-1963) nació en París, donde comenzó a estudiar piano a los cinco años, edad a la que mostró grandes condiciones musicales, y fue alumno del famoso pianista español Ricardo Viñes, intérprete predilecto de Ravel y de Manuel Falla.

Poulenc perteneció al llamado 'Grupo de los seis', que aglutinaba a compositores inspirados en Satie, mantenía un "estrecho contacto" con el escritor Jean Cocteau y a quienes preocupaba escribir "una música de todos los días".

Colaboró con muchos escritores, se distinguió por ser "muy sociable, alegre, amante de la pintura y de la buena comida" y consideraba que la melodía "era el aspecto más importante de una obra musical".

El autor se sentía particularmente cómodo componiendo para la voz, lo que explica que haya escrito casi 130 canciones y gran cantidad de obras corales, mientras que su obra para orquesta sola no es muy extensa y reúne piezas como las suites para ballet 'Los bichos' y 'Los animales modelos', las óperas 'Diálogo de carmelitas' y 'Los pechos de Tiresias', el monodrama 'La voz humana', las obras para piano, las sonatas para instrumentos de viento y piano y la música para escena y para películas.

Escribió, además, canciones para niños, obras para coros de niños, y tres canciones sobre poesías de Federico García Lorca.

Poulenc, gran amante y admirador de la música de Mozart, y no dejaba de escuchar los cuartetos para cuerda de Beethoven, empleaba un lenguaje bastante clásico en el que alternan "la gracia, la ironía y el humor con la seriedad y el misticismo".