Intoxicadas ocho personas por monóxido de carbono en las provincias de León y Zamora

Publicado 13/12/2014 20:24:05CET

LEÓN/ZAMORA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de ocho personas han tenido que ser atendidas este sábado por intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono en las ciudades de León y Zamora y en la localidad leonesa de Sueros de Cepeda.

Sobre las 4.30 horas de este sábado, los servicios de emergencias tuvieron que atender a cuatro personas --dos varones de 19 y 45 años y dos mujeres de 23 y 42 años-- que presentaban síntomas de intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, presumiblemente, a causa de la mala combustión de una estufa en un domicilio de la calle Florián Docampo de Zamora capital.

A las 6.56 horas el 112 recibió una llamada que solicitaba asistencia para tres personas en una vivienda de la calle Monseñor Turrado, número 13, de León capital. Dos mujeres de 34 y siete años y un varón de 37, tuvieron que ser atendidas por una posible intoxicación por monóxido de carbono y fueron tras trasladados en ambulancia de soporte vital básico al Complejo de Asistencial de León.

Ya por la mañana, en torno a las 11.45 horas, una mujer de 40 años, identificada como J.C.F, ha resultado afectada por inhalación de monóxido de carbono en la localidad leonesa de Sueros de Cepeda, informaron a Europa Press fuentes del Servicio de Emergencias de Castilla y León 112.

El incidente ha tenido lugar en torno a las 11.46 horas, cuando una llamada al 112 ha solicitado asistencia para una persona que se ha caído en una vivienda de la calle Iglesia de la localidad de Sueros de Cepeda (León).

CONSEJOS

La Agencia de Protección Civil aconseja seguir una serie de recomendaciones para evitar incidentes: los síntomas más habituales que puede presentar un paciente que sufre una intoxicación por gas son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos.

En caso de que alguna víctima no respire, practique la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios de emergencia y ante el más mínimo indicio de esta situación corte el gas y evite toda chispa y focos de calor.

Asimismo, no utilice ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, no encienda las luces, ni un mechero, ni toque los timbres de las puertas, podría dar lugar a una explosión; abra todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso.

Finalmente, colóquese un pañuelo en la boca y la nariz para evitar la intoxicación y llame al 112 y explique la situación con la mayor precisión posible.